La mortalidad por Covid en personas con cáncer hematológico es cinco veces mayor a la de la población general

Un estudio español cifra en un 27% la tasa de muertes en estos pacientes frente al 5% habitual

Un estudio que ha analizado una serie de más de 350 pacientes con cáncer hematológico, incluyendo receptores de trasplante de médula ósea, apunta a una mortalidad global por Covid-19 del 27% en estos pacientes, cinco veces superior a la tasa de la población general, inferior al 5%.

El trabajo, presentado en la XXV Reunión del Grupo Español de Trasplante Hematopoyético (GETH), “demuestra que los pacientes con cáncer hematológico son especialmente vulnerables al coronavirus SARS-CoV-2 y, por consiguiente, requieren medidas más estrictas para evitar el contagio”, señala José Luis Piñana, coordinador del Subcomité de Complicaciones Infecciosas y No Infecciosas del GETH, de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH).

Ese porcentaje sube hasta el 80% en pacientes mayores de 70 años con mal estado de salud general, enfermedad activa, neutropenia (número anormalmente bajo de neutrófilos en la sangre) y marcadores de inflamación elevados en el momento del diagnóstico de la Covid-19.

Otro trabajo, realizado en colaboración con la Sociedad Europea de Trasplante de Sangre y Médula Ósea (EBMT en sus siglas inglesas) y ha analizado las características epidemiológicas y consecuencias clínicas de las infecciones por coronavirus humanos estacionales en más de 400 receptores de trasplante de médula ósea alogénico (donde las células madre proceden de un donante). El trabajo concluye que “la mortalidad directamente relacionada con los coronavirus humanos estacionales, en dicho grupo de pacientes, es relativamente baja en comparación con otros virus respiratorios y muy inferior a la del SARS-CoV-2”, apunta Piñana.

Ambos trabajos “deberían ayudar a incrementar la sensibilidad de los hematólogos, en general, y de las autoridades sanitarias, en particular, sobre el impacto negativo de las infecciones por virus respiratorios circulantes en pacientes inmunodeprimidos”, concluye el experto.