Los óvulos de mujeres con Covid-19 no contienen el virus

Un estudio realizado por investigadores españoles revela que no se da infección vertical madre-feto, un hallazgo pionero a escala mundial en el campo de la reproducción asistida y la fertilidad

Un estudio realizado por un equipo de investigadores de los laboratorios de Eugin en Barcelona, y publicado en la revista científica, "Human Reproduction”, ha analizado por primera vez los óvulos de mujeres diagnosticadas con Covid-19 sin detectar presencia del virus en ellos. Este hallazgo, pionero a escala mundial en el campo de la reproducción asistida y de la fertilidad, revela que no se daría infección vertical madre-feto a través de los óvulos.

La investigación, liderada por la directora científica del Grupo Eugin, Rita Vassena, se basa en el estudio de un total de 16 óvulos de dos mujeres asintomáticas que se sometieron a estimulación ovárica controlada y dieron positivo a la infección por SARS-CoV-2 por PCR el día de la extracción de los ovocitos. Dicha recolección tuvo lugar en el mes de marzo, previa a la paralización de procedimientos en todas las clínicas de fertilidad. Una vez detectado el positivo por Covid-19 de las mujeres se acordó no utilizar estos ovocitos, aplicando el principio de prudencia, y derivarlos a muestras de investigación.

El estudio se llevó a cabo a partir de seis óvulos de una de las mujeres y diez de otra e implicó la aplicación de una técnica innovadora, desarrollada en colaboración por el equipo de científicos de Eugin, que permite identificar material viral a partir de cantidades de muestra muy pequeñas, como lo son los óvulos humanos. En este caso, el resultado no mostró presencia del ARN del virus en ninguno de los 16 ovocitos analizados de las dos mujeres.

Principio de precaución

Hasta ahora, una de las preocupaciones principales relativa a los tratamientos de reproducción asistida durante la pandemia actual era la posible transmisión vertical de la infección SARS-CoV-2 a través de gametos y embriones previamente a su implantación. En este sentido, las clínicas de fertilidad han estado actuando conforme al principio de precaución, poniendo en marcha protocolos de seguridad en el manejo del material de donantes y pacientes.

Desde la detección inicial del nuevo SARS-CoV-2, se ha constatado que este puede afectar a diferentes tejidos y órganos, pero, a pesar de la gran cantidad de literatura científica al respecto, el efecto sobre la función reproductora era hasta ahora poco estudiado. En concreto, no estaba claro si el virus podía infectar a los gametos humanos y si los ovocitos fertilizados de mujeres que albergan el virus podían derivar en la infección del embrión en desarrollo.

Ahora, este nuevo hallazgo científico abre la puerta a poder dar continuidad a los tratamientos de fecundación in vitro pese a situaciones de pandemia como la actual y dar así respuesta a las pacientes de todo el mundo que se decantan por el uso de esta técnica para tener hijos.