Operaciones de pecho: la cirugía más demandada en 2020

Aumento, reducción, elevación o cambio de prótesis han sido los procedimientos estrella pre, durante y post confinamiento.

La pandemia ha aumentado la demanda de tratamientos médico- estéticos y de operaciones quirúrgicas. Como una especie de lipstick index, término acuñado por el economista Leonard Lauder en la recesión del 2001 en USA ante el incremento de las ventas de barras de labios en una época negra para la economía, la preocupación por la imagen no solo no ha pasado a segundo plano, sino que ha crecido exponencialmente. Pero, de entre todas las intervenciones para mejorar nuestro aspecto físico, las relacionadas con el pecho han sido las más demandadas. Aumento, reducción, elevación o cambio de prótesis son los diferentes tipos disponibles, y cada una de ellas ofrece resultados distintos. Los expertos en cirugía mamaria de Clínicas Dorsia, nos dan las claves para elegir la que mejor se adapta a nuestras necesidades:

Aumento de pecho

Se trata del subtipo que más se demanda en España. Además de todos aquellos casos que deseen alterar el pecho que naturalmente tienen por criterios personales, la paciente indicada para realizarse un incremento de pecho es aquella que, tras el embarazo, la lactancia o una gran pérdida de peso, haya visto reducido el volumen y desee recuperar el tamaño y la forma. La principal petición de las pacientes es que el resultado sea un pecho natural y firme. Tras una valoración minuciosa de cada caso, el equipo de expertos cirujanos de la Clínica eligen la prótesis que mejor se adapta a la morfología de cada persona. Para ello, examinan la forma previa de los senos (especialmente si se tratara de una tipología tuberosa caracterizada por la forma de pico del mismo) y, por supuesto, los resultados finales que se desean alcanzar. En base a esta evaluación, existen varias prótesis y técnicas indicadas, entre las que destaca el aumento de pecho con B-lite (exclusivo de Clínicas Dorsia) en el que se usan implantes más ligeros pensando en deportistas o gente muy activa, cual busca más comodidad y menor impacto durante sus entrenamientos o vida diaria.

Cambio de prótesis

En pacientes operadas previamente de aumento mamario, existen diferentes motivos por los que puede resultar necesario extraer las prótesis antiguas para ser reemplazadas:

  • Cambios estéticos: el deseo de un cambio de forma o tamaño de los senos. Los estándares de belleza fluctúan tanto como el momento vital o gustos personales de cada uno, lo que puede alterar el objetivo buscado.
  • Contractura capsular: una complicación que se produce ocasionalmente tras la cirugía de mamas. Aparece como una reacción cicatricial ante el implante por la que la mama se vuelve dura y en muchos casos dolorosa al tacto. Así, debe ser reemplazada o eliminada cuanto antes.
  • Ruptura protésica o defecto en la misma: aunque las probabilidades de que esto ocurra son bajas, existe un espectro de la población afectada por ello que busca una solución mediante una cirugía secundaria que subsane los posibles daños.

Elevación o mastopexia

Se trata de una cirugía pensada para una mama descolgada. La caída del pecho puede tener origen congénito, adquirido (cambios bruscos de peso de forma repetida, el embarazo y la lactancia) o simplemente debidos al proceso de envejecimiento, en el que los ligamentos y la piel del seno se distienden. El objetivo de esta intervención es devolver el aspecto terso y juvenil al escote, lo cual no implica obligatoriamente incluir una prótesis de aumento.

Mamoplasia de reducción

La indicada si se quiere disminuir el tamaño del pecho. La reducción y la remodelación se consiguen mediante la extirpación de piel, tejido mamario y tejido graso a través de una incisión que, aunque será visible, se diseña para que apenas se aprecie.

Post operatorio

Una etapa fundamental para el cuidado de las cicatrices causadas por las incisiones es la post operatoria. Cualquiera de estas cirugías se realiza de un modo ambulatorio, de manera que la paciente vuelve a su casa una vez que se ha recuperado de la intervención. Tendrá que esperar entre 7 y 10 días para volver a hacer vida normal y, hasta entonces, llevará un ajustado vendaje para proteger la zona. En Clínicas Dorsia, disponen de un protocolo de post operatorio cuya clave de éxito es el uso de la crema Cicaferol®, desarrollada por la dermatóloga y directora médica de la marca, Virginia Sánchez. Se trata de un producto especialmente indicado para la reconstrucción de la epidermis tras procedimientos quirúrgicos, que está formulado con extracto de centella asiática, oxido de zinc y vitamina E.