Sanidad limitará la movilidad, cerrará el interior de los bares y reducirá el aforo en el metro al 30% en municipios en alerta 4

Días después de confinar Madrid sin criterios comunes, el Ministerio elabora un borrador con restricciones en función de la incidencia, las camas ocupadas o la trazabilidad de los casos

Un mes y medio después de la vuelta de las vacaciones, con los contagios disparados en gran parte de España y con la declaración del estado de alarma ya en curso para Madrid desde hace días, el Ministerio de Sanidad ha decidido finalmente establecer unos criterios comunes para frenar el avance del virus en todas las autonomías, lo que equivale a decir que carecía de ellos cuando decidió actuar sobre la capital. Los ha incluido en un documento sin rango legal denominado “actuaciones de respuesta coordinada para el control de la transmisión de Covid-19”.

El último borrador, fechado este 14 de octubre, y al que ha tenido acceso LA RAZÓN, señala en su introducción que dicho plan “establece las capacidades de preparación y respuesta que se deben garantizar para actuar frente a un incremento de la transmisión del SARS-CoV-2”, lo que indica que “las comunidades autónomas deben disponer de planes de contingencia para reforzar las capacidades a nivel asistencial (primaria y hospitalaria) y de salud pública, y prepararse para responder a cualquier escenario de transmisión, asumiendo que no existe un enfoque único en la gestión de los casos y los brotes de Covid-19 y que en general se deben evaluar los riesgos en cada territorio según sus particularidades”.

El documento fija unos indicadores básicos comunes en el Sistema Nacional de Salud que permitan una evaluación en cada territorio, ya que no contaba con ellos cuando intervino la Comunidad de Madrid, y a establecer unos niveles de alerta que determinen unas actuaciones mínimas, “proporcionales al nivel de riesgo de transmisión de SARS-CoV-2, adaptables según la situación y el contexto de cada territorio y que garanticen una coordinación suficiente entre las comunidades autónomas”.

El Gobierno divide los riesgos en cinco grupos: nueva normalidad, nivel bajo, medio, alto y extremo. Considera riesgo alto, por ejemplo, que una comunidad presente una incidencia de casos confirmados en los últimos 14 días de entre 150 y 250 por 100.000 habitantes. Si es mayor de 250, el riesgo es extremo. Según los datos de Sanidad, en estos momentos estarían en situación de riesgo extremo diez autonomías: Aragón, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Ceuta, Madrid, Melilla, Murcia, Navarra, País Vasco.

Los nuevos criterios que quiere implantar Sanidad no se detienen ahí. Considera también de alto riesgo una incidencia acumulada de casos confirmados en los últimos 7 días por fecha de diagnóstico superior a 125. El pasado miércoles superaban este tope Aragón, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Ceuta, Extremadura, Madrid, Melilla, Murcia, Navarra, País Vasco y La Rioja. En total, once regiones.

El borrador de Sanidad incluye un capítulo nuevo, que es la incidencia acumulada de casos de más de 65 años diagnosticados en los últimos 14 y 7 días y si es superior a 150 y a 75 por cada 100.000 habitantes, respectivamente, el riesgo también es extremo.

La tabla del Ministerio recoge asimismo la positividad total de las pruebas de diagnóstico, sin especificar si se trata sólo de PCR, como hace hasta ahora, o si se incluyen también los nuevos test de antígenos de resultado rápido que se han disparado en territorios como Madrid. Si el resultado es mayor que un 15%, el riesgo es alto. El martes, superaban dicha positividad Andalucía, Castilla-La Mancha, Ceuta, Madrid (si se cuentan los test de antígenos aprobaría) y Melilla. Las que alcanzan tasas de entre un 10 y un 15% están en situación de riesgo alto. Fija asimismo el Ministerio como alto riesgo bajar de un 10% en el porcentaje de casos con trazabilidad, y superar en un 20% las camas de hospitalización de agudos del total de camas activas. Si las UCIS también registran una ocupación superior al 25% de las camas activas, el territorio estará asimismo en alto riesgo. Sanidad propone valorar de forma local lo que suceda en territorios de menos de 5.000 habitantes.

Niveles de alerta

El ministerio establece cuatro niveles de alerta. La alerta cuatro es cuando al menos dos indicadores no referentes a la hospitalización están en un nivel muy alto y el resto en un nivel inferior. Además de las actuaciones previstas para el nivel tres, conllevará “la toma de medidas excepcionales tras una evaluación específica de la situación, que podrán incluir la limitación de la movilidad de las personas, cierres perimetrales u otras restricciones de movimiento”. Los servicios esenciales como supermercados o transporte colectivo y de mercancías continuarán abiertos en todas las fases.

El nivel de alerta 3 permite limitar al máximo los contactos sociales fuera de los grupos de convivencia estable, limitar las reuniones a un máximo de seis personas y establecer un horario preferente para la actividad física de los mayores de 70 años. Los velatorios tendrían un máximo de diez personas en espacio cerrado y 15 en abierto y se prohibirían los banquetes y cócteles en ceremonias nupciales. El teletrabajo sería el principio básico si es posible y en los centros de culto se prohibiría cantar. En metro, autobuses, trenes y aviones el aforo máximo sería del 30%. Por su parte, los comercios y mercados tendrían un aforo máximo del 25% y en los bares podría haber terrazas, pero al 50% del aforo y el interior cerrado. Se limitarían las visitas a residencias y las salidas de residentes, salvo casos de fuerza mayor. Por su parte, el acceso a playas sería solo para pasear y se cerrarían las estaciones de esquí.