No son científicos, son políticos

No son expertos ni científicos ni médicos. Son políticos haciendo la peor de las políticas.

La Covid-19 es una enfermedad seria, en efecto. Pero por desgracia agravada en su impacto por decisiones políticas equivocadas, por el colapso de la atención primaria y de los hospitales, por una alarma extendida por el monotema mediático que genera ansiedad, extiende la preocupación y desencadena miedo. Y sobre todo confusión.

Se ponen muertos con la misma facilidad que se quitan. 32.000 oficiales pero más de 58.000 reales. El caos es la norma, la opacidad lo habitual. Los protocolos obligan a hacer el test a cualquiera que fallece. Si era enfermo de cáncer, pero dio positivo de Covid, murió de Covid. Si tuvo un accidente de moto y falleció, y también dio positivo, murió de Covid. Conclusiones falsas. Engañosas.

Dice Illa que manda la ciencia. ¿Qué ciencia? ¿Qué científicos? No son expertos ni científicos ni médicos. Son políticos haciendo la peor de las políticas.