“Los retrasos en diagnóstico y tratamiento de cáncer de mama están suponiendo cirugías más agresivas”

Entrevista al doctor Javier Cortés, director de la Unidad de Cáncer de Mama del Instituto Oncológico IOB y miembro de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO)

Dr. Javier Cortés, director de la Unidad de Cáncer de Mama del IOB
Dr. Javier Cortés, director de la Unidad de Cáncer de Mama del IOBIOB

-¿Cuál es la situación de retraso en diagnóstico, tratamiento y cirugías de cáncer de mama en Europa?

-Se ha constatado un retraso en Europa que en ocasiones que está poniendo en peligro la vida de los pacientes en diagnóstico y tratamiento y por su puesto en cirugía de mama. Hay centros donde los tratamientos de quimioterapia se están parando e incluso dando otros tratamientos que son menos eficaces. Es una percepción que estamos teniendo todos los médicos. En España no he visto datos en concreto.

-¿Qué puede suponer un retraso de seis meses?

-Las consecuencias pueden ser devastadoras, morir sin que hayan sido vistos estos pacientes por el médico. El cáncer es una enfermedad prevalente de la que fallecen muchísimas personas todos los años. El cáncer de mama no es una excepción. Y todo el esfuerzo que hemos hecho en diagnóstico precoz y en tratamiento rápido evidentemente si no lo seguimos haciendo va a significar pronósticos peores y cirugías mucho más agresivas. Ya estamos viendo pacientes con retraso en diagnóstico que nos obliga a hacer tratamientos más agresivo

-¿Y posponer una cirugía un mes?

-Depende del tipo de tumor. El tratamiento quirúrgico ha de ser cuanto antes mejor. Por ejemplo, la cirugía en pacientes que han recibido tratamiento de quimioterapia neoadyuvante, es decir antes de operar, no debe retrasarse. Por tanto, tenemos que ser conscientes de la importancia que tiene el cáncer y no retrasar más de lo necesario estos tratamientos.

-¿Qué se puede hacer para reducir estas demoras?

-Primero reconocer que el cáncer existe, está y que sigue siendo una enfermedad prevalente e importante. Y por tanto poner todas las medidas de seguridad para los pacientes por la Covid-19, y no demorar los tratamientos. Segundo, que los pacientes sean tratados por especialistas en este caso de cáncer de mama. Tercero, analizar si podemos empezar por tratamiento hormonal y demorar la quimioterapia. Estos aspectos resultan esenciales, ya que las consecuencias importantes de estos retrasos son: cirugías más agresivas por tumores más grandes, al ser tumores más grandes vienen en ocasiones en estadios más avanzados y podemos comprometer las curaciones y no olvidar la ansiedad que la Covid-19 genera a estas pacientes, por lo tanto es importante diagnosticarlas cuanto antes.