Los madrileños no contagian a las poblaciones limítrofes

Tras nueve días de estado de alarma las estadísticas de la pandemia empeoran en Castilla-La Mancha y Castilla y León

El pasado viernes, día 9, el Gobierno publicó en el Boletín Oficial del Estado (BOE) la norma que decretaba el estado de alarma en Madrid. Automáticamente, más de 6,5 millones de madrileños quedaron confinados en el territorio de su comunidad y, desde entonces, no han podido viajar a otras regiones. Ni siquiera para acceder a sus segundas residencias.

Lejos de frenar los contagios, la medida no ha servido, sin embargo, para que las infecciones desciendan de forma significativa en las autonomías limítrofes a la capital. Siete días después del confinamiento de la capital, Castilla y León registra más casos que antes, y Castilla-La Mancha, un número similar. Ambas contabilizan también más hospitalizaciones e ingresos en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCIS).

¿Era Madrid la culpable de que se propagara la infección? Todavía es pronto para emitir una respuesta tajante, porque apenas han pasado nueves días desde la declaración del estado de alarma y sólo hay estadísticas de los siete primeros. Con todo, la tendencia apunta a que existe transmisión comunitaria del virus en las dos Castillas, lo que explicaría que los datos no se reduzcan e, incluso, que algunos empeoren.

El pasado 9 de este mes, Castilla y León registraba una incidencia acumulada de casos diagnosticados en los últimos 14 días de 371 casos por 100.000 habitantes. En Madrid era aquella fecha de 540. El viernes, ascendía a 412 casos, mientras que en la capital había bajado a 451.

En Castilla y León, la incidencia acumulada de casos diagnosticados en los últimos siete días también ha empeorado, al pasar de los 166,9 del día 9 a los 193 del viernes. También lo ha hecho la positividad de las pruebas diagnósticas. En una semana ha pasado del 14,1% al 17,4%, superando en ambos casos el umbral del 10% que el Ministerio de Sanidad fijó para justificar la intervención de Madrid. El porcentaje es mayor incluso que el que registra Madrid, que alcanza un 15,8%, tras incorporar por fin el departamento que dirige Illa los test de antígenos de respuesta rápida al cómputo total.

Situación en UCIS

También ha aumentado la cifra de ingresados en los hospitales de Castilla y León, al pasar de 900 (un 14,06% de ocupación) a 1.012 (un 15,5%). Las UCIS han pasado de tener 132 pacientes Covid graves a contabilizar 137.

¿Y en Castilla-La Mancha? En esta región ha descendido ligeramente la incidencia, pero todavía se encuentra en niveles muy altos. De 360 casos diagnosticados en los últimos 14 días por cada 100.000 habitantes ha pasado a contabilizar 343. La incidencia en los últimos siete días también ha mejorado ligeramente, al pasar de 156 a 142 casos.

Sin embargo, en esta región los fallecidos en la última semana han aumentado de 36 a 40, lo que no sucede ni en Madrid ni en Castilla y León. La positividad de los test también es mala. El día 9 de cada cien pruebas practicadas, 12,7 eran confirmatorias. Hoy, la tasa alcanza el 16,2%.

También ha empeorado, y bastante, el número de enfermos Covid-19 ingresados en las camas de agudos de los hospitales, al pasar de 577 a 652, con un nivel de ocupación del 13,8%. Los enfermos críticos en UCI han subido, por su parte, de 88 a 90, y la ocupación en estas unidades es ya del 23,75%.