Primer tratamiento de reproducción asistida sin salir de casa

Una clínica facilita las herramientas necesarias para que la paciente pueda realizar ella misma y desde su domicilio una exploración guiada y valorada en remoto por su ginecólogo en tiempo real

Reproducción asistida a domicilio
Con este programa la pacientes solo deberá acudir para realizar la punción ovárica y la transferencia de embriones, dicen desde la clínicaclínica Equipo Juana Crespo

La actual crisis sanitaria provocada por la Covid-19, ha acelerado la puesta en marcha de nuevos servicios de telemedicina para dar respuesta a los deseos de los pacientes que quieren seguir adelante con sus tratamientos médicos y hacerlo de forma segura y controlada. Su desarrollo ha llegado hasta tal punto que una clínica de reproducción asistida pretende extender su uso hasta los tratamientos de fertilidad.

“Nuestras pacientes llegan a la clínica con un objetivo muy claro: ser madres. Por eso, para nosotros ha sido fundamental adaptarnos a este nuevo escenario para poder dar solución a las pacientes que atendemos en nuestro centro y que, debido a las restricciones de la Covid-19 o de su propia situación personal, veían en la movilidad un impedimento para llevar a cabo su tratamiento de fertilidad”, explica Juana Crespo, directora médica de la clínica de reproducción asistida Equipo Juana Crespo de Valencia.

Así, consciente de que el retraso de un solo mes reduce de forma considerable las posibilidades de tener un hijo, ha impulsado el primer “programa a domicilio”, adaptándose así a la nueva situación, en la que el distanciamiento social y los confinamientos complican el seguimiento de tratamientos que, de por sí, son ya complejos.

El lanzamiento de este tratamiento innovador, pionero a nivel mundial en el área de reproducción asistida, llega para dar solución a un número creciente de pacientes españolas que deciden optar por esta solución, ya que, a pesar de que el índice de nacimientos disminuye cada año en nuestro país, el número de niños que nacen gracias a un tratamiento de reproducción asistida, no deja de aumentar. Así lo afirma el Registro Nacional de Actividad de la SEF, que indica que los tratamientos de reproducción asistida en España han aumentado un 28% en los últimos cinco años.

Pasos a seguir

Este novedoso servicio de telemedicina, dicen desde la clínica, consigue desarrollar con éxito un tratamiento de reproducción asistida monitorizado con las mismas garantías y rigor médico, reduciendo a uno o dos los desplazamientos presenciales y realizar la mayor parte del tratamiento cómodamente en su lugar de residencia (sin tener que desplazarse a la clínica para las revisiones periódica, tan necesarias en este tipo de tratamientos); únicamente deberá acudir para realizar la punción ovárica y la transferencia de embriones.

Este sistema, que ya se está implementando en pacientes de la clínica Equipo Juana Crespo, consta de tres procesos básicos:

Fase 1: Anamnesis. El proceso de recogida de datos del paciente para elaborar su historia clínica completa de cara al diagnóstico. El equipo de enfermería, mediante videollamada o llamada telefónica, realiza una anamnesis al detalle sobre los antecedentes personales, familiares y reproductivos.

Fase 2: Diagnóstico. El ginecólogo se encarga de pedir una serie de pruebas y analíticas que la paciente puede realizar en su lugar de residencia y enviar a la clínica sin necesidad de desplazamientos, recomendándoles centros de confianza cercanos a su domicilio. Con todos los datos, el ginecólogo explica a la paciente en una videollamada cuál es el tratamiento a seguir y la medicación que se debe suministrar.

Fase 3: Seguimiento del tratamiento. Para la exploración ginecológica y el seguimiento del ciclo, la clínica facilita las herramientas necesarias para que la paciente pueda realizarse en casa una exploración ginecológica guiada y valorada en remoto por su ginecólogo en tiempo real.

Entre las ventajas de este proceso en remoto, único en el mercado, destacan que “permite una adaptación completa del tratamiento, ya que la paciente realiza el diagnóstico y seguimiento de su ciclo en un ambiente más cómodo, lo cual reduce su estrés emocional y le permite optimizar su tiempo, además de facilitar los tratamientos de reproducción asistida a entornos con menos accesibilidad a laboratorios y clínicas”, aseguran desde Equipo Juana Crespo de Valencia.