La mitad de los españoles tiene un juguete erótico y la mayoría lo usa todas las semanas

Cinco de cada diez hombres son usuarios de juguetes eróticos, una cifra que aumenta a seis de cada diez en el caso de las mujeres

Mantener un buen estado de salud pasa, también, por tener una buena salud sexual. De hecho, las personas sexualmente activas enferman mucho menos, ya que el sistema inmunológico se ve reforzado por esta actividad generando más anticuerpos que alguien que no practica sexo, tal y como demuestra una investigación de la Universidad de Wilkes en Pennsilvania (EE UU) que confirma que mantener relaciones sexuales 1 o 2 veces por semana eleva los niveles de ciertos anticuerpos en comparación con los que lo hacen con menos frecuencia.

Hoy, con motivo del Día Internacional del Juguete Erótico, que se celebra cada 4 de noviembre, salta a la luz una curiosa encuesta que confirma que más de la mitad de los españoles (53%) afirma tener al menos un juguete erótico, según una encuesta realizada en España por LELO.

De este estudio se desprende que cinco de cada diez hombres son usuarios de juguetes eróticos, una cifra que aumenta a seis de cada diez en el caso de las mujeres. “Existe una falsa creencia de que los juguetes eróticos están muy enfocados al público femenino, pero no es cierto. Los hombres también cuentan con un amplio abanico de opciones y pueden disfrutar igual que una mujer de este tipo de productos”, explican desde LELO.

¿Qué juguetes eróticos triunfan más?

Respecto a la frecuencia de uso, el 61,5% de los usuarios de juguetes eróticos en España asegura utilizarlos al menos una vez a la semana. Entre los favoritos de ellas destacan, por este orden, succionadores de clítoris, masajeadores de clítoris y conejitos vibradores como. “Aunque los succionadores han revolucionado el mercado, los conejitos son perfectos para aquellas mujeres que disfrutan con la doble estimulación de clítoris y punto G”, aseguran desde la marca LELO.

Respecto a los hombres, sus preferidos son los anillos vibradores para pene y los masajeadores prostáticos. “Poco a poco se va rompiendo ese tabú de la estimulación prostática y cada vez más españoles se lanzan a probar este tipo de diseños”, cuentan desde LELO.

Orgasmos más intensos

El estudio realizado por LELO con motivo del Día Internacional del Juguete Erótico también investiga los principales beneficios de su uso. El más señalado por los españoles y españolas es conseguir orgasmos más intensos, seguido de llegar al clímax con más facilidad -ya sea en solitario o en pareja- y conocer mejor su propia anatomía. “El uso de juguetes eróticos nos ayuda a explorar nuestro cuerpo y nuestra propia sexualidad, algo de lo que muchas personas no son conscientes hasta que utilizan uno por primera vez”, explican desde LELO. Puede que sea por todas estas ventajas que una gran mayoría de los usuarios de juguetes eróticos (94%) recomendaría su uso a alguien cercano.

Del mismo modo que tenemos en cuenta diversos aspectos a la hora de elegir un pantalón o un smartphone, los encuestados también revelaron cuáles son las características que más valoran a la hora de elegir un juguete erótico. Destaca por encima del resto que estimule sus zonas más erógenas, seguido de que los materiales sean de calidad y de la opinión de su pareja. “El material es muy importante, ya que debe ser higiénico y respetuoso con el cuerpo. En este sentido, en LELO utilizamos siempre silicona biocompatible que, además de cumplir con esos dos requisitos, es ultrasuave y muy agradable al tacto”, explican.

El estudio de LELO también da a conocer que el 37,5% de los encuestados compró su primer juguete erótico durante el último año, un periodo en el que la marca sueca ha experimentado un crecimiento del 100% en España, coincidiendo con la revolución que ha disfrutado el sector durante los últimos meses.

Principales razones para no tener uno

A través de la encuesta, la marca sueca también ha querido saber por qué el 37% restante de los españoles no tiene un juguete erótico. El principal motivo es que aseguran estar satisfechos con su vida sexual y no creen que necesiten uno, seguido de no estar seguros de cuál se adaptará mejor a sus necesidades y de que les da vergüenza ir a comprarlo. Sí que se animarían a probar uno en caso de que su pareja lo sugiera o porque se lo recomiende un amigo.

“Tener una vida sexual plena no debe ser motivo para descartar el uso de juguetes eróticos. Muchos usuarios y usuarias están muy contentos con su vida sexual y descubren que, a través de estos productos de placer, pueden disfrutarla todavía más”, aclaran desde LELO. Asimismo, los expertos de la marca recuerdan que las tiendas eróticas ya se encuentran en calles principales, cuentan con escaparates y son luminosas, igual que cualquier otro establecimiento. Por ello, recomiendan dejar de lado los prejuicios y cruzar sus puertas para que los expertos de cada tienda puedan aconsejar un juguete erótico basado en los gustos de cada persona.