Identificado un nuevo mecanismo que causa la metástasis en tumores de mama

Hallan nuevas alternaciones genéticas y celulares vinculadas a la propagación de este tipo de tumores

Las alteraciones genéticas y su relación con la metástasis, células madre y resistencia al tratamiento son claves para avanzar en terapias efectivas contra el cáncer de mama. En esta línea ha trabajado el grupo del CIBER de Cáncer (CIBERONC), dirigido por Amancio Carnero, investigador del CSIC en el Instituto de Biomedicina de Sevilla (IBIS), identificando nuevas alteraciones genéticas y celulares vinculadas con la propagación de este tipo de tumores.

Según sus hallazgos, publicados en la revista Oncogenesis, las células tumorales de mama se vuelven agresivas y mutan por la implicación de una proteína, MAP17, que se transfiere a través de exosomas (vesículas extracelulares) entre subconjuntos de células neoplásicas. En concreto, MAP17, objeto de estudio en este trabajo, es una pequeña proteína que regula la inflamación y la progresión tumoral y que aumenta sus niveles en una amplia gama de carcinomas, especialmente en tumores avanzados. Tal y como explica el investigador del CIBERONC José Manuel García Heredia y primer firmante el artículo, mostramos que el aumento de los niveles de esta proteína indujo múltiples cambios en la expresión génica a través de la regulación negativa de microARN específicos”.

La activación de la vía Notch, clave

Estas modificaciones dependen de la activación por MAP17 de la vía de señalización Notch, implicada en la proliferación celular y, en consecuencia, aumenta la proporción de células madre, promoviendo el potencial metastásico de estas células tanto in vitro como in vivo. Además, los investigadores observaron cómo la expresión de la proteína MAP17 aumentó la secreción de exosomas en las células tumorales, y esa propagación horizontal también aumentó la EMT (transición epitelio-mesenquima), un proceso clave en la metástasis, en las células receptoras.

José Manuel García Heredia, del CIBERONC, confirma que esta proteína “se puede utilizar para describir un nuevo mecanismo de malignidad celular a distancia, sin la participación de modificaciones genéticas o epigenéticas. MAP17, por lo tanto, puede considerarse como un nuevo objetivo para los tumores de mama metastásicos de alto grado”.

Asimismo, los investigadores del grupo de Amancio Canero han observado que tanto la administración en el medio de un anticuerpo bloqueante contra esta proteína, o la eliminación de los exosomas, reducen la metástasis y el aumento de células madre promovidas por el medio condicionado obtenido a partir de las que expresan MAP17.