Prim mejora un 87% su beneficio neto trimestral

Las ventas de la firma de suministros hospitalarios aumentaron por encima del 10%

Jorge Prim y Lucía Comenge, vicepresidente y presidenta del Grupo PrimLa RazónLa Razón

El Grupo Prim registró un importante avance en las ventas, el ebitda y los resultados, tanto de explotación como netos, durante el tercer trimestre de este año, lo que permitió a la compañía reducir el impacto negativo que la Covid-19 tuvo en los negocios durante el primer semestre. El importe neto de la cifra de negocios correspondiente al tercer trimestre (julio-septiembre) creció el 10,6% respecto a los mismos meses de 2019, mientras el ebitda y el resultado neto experimentaban, en ese mismo periodo, un aumento del 54,4% y el 87%, respectivamente.

Esta positiva evolución tuvo su origen en una planificada diversificación de los negocios y la adaptación de una oferta de calidad a los servicios y productos más demandados en el contexto de la pandemia. También fue reflejo de la recuperación de la actividad no relacionada con el Covid-19 en hospitales y centros de salud de los que el grupo es proveedor tradicional. Adicionalmente, la compañía supo adaptarse a la situación generada por la pandemia y propició una clara reducción de gastos, tanto de explotación como comerciales y financieros, que se unió a la eliminación de gastos no recurrentes afrontados en el anterior ejercicio. Los esfuerzos de gestión se centraron en mantener la solvencia y evitar cualquier medida de reducción temporal de empleo o ERTE para, como ha ocurrido en este trimestre, poder responder con el equipo unido a esta nueva fase de recuperación de la actividad.

El Grupo cerró los nueve primeros meses del año con una cifra de negocios cercana a los 105 millones de €, lo que supuso un descenso de tan solo el 3,8% respecto al mismo periodo del ejercicio precedente, cuando la caída de enero a junio había superado el 10,3% en relación con el mismo periodo de 2019. El ebitda agregado a septiembre se elevó a casi 12 millones de €, con reducción del 10,3% y el beneficio neto consolidado fue de 6,3 millones de €, el 7,6% menos, frente a descensos del 30,1% y 31,7%, respectivamente, a finales de junio. En el Informe de Gestión del tercer trimestre, aprobado por el Consejo de Administración, la empresa de suministros hospitalarios expone las medidas que ha puesto en marcha para combatir los efectos negativos de la Covid-19 y algunos impactos que la pandemia está teniendo en los negocios.

Entre las actuaciones tendentes a proteger a todos sus grupos de interés; colaboradores, clientes, proveedores, subcontratistas y la sociedad en su conjunto, la compañía destaca el fortalecimiento de la tesorería, el apoyo financiero a clientes privados y proveedores y suministradores para contribuir al mantenimiento de los servicios, la conservación del empleo y la participación en la cadena solidaria corporativa desplegada en España a comienzos de la pandemia. Respecto a los impactos en el negocio, el grupo mantiene una posición de cautela y prudencia, pues asegura que siguen existiendo muchas incertidumbres acerca de la evolución de la enfermedad, aunque sí expresa la ausencia de deterioros relevantes en cuanto a cobros a clientes, pagos de deuda a acreedores o activos intangibles. La compañía mantiene inalterado su Plan Estratégico, pues, con los datos actuales, considera que la situación no afectará a medio y largo plazo a sus planes de negocio.