Nuevo récord de la industria farmacéutica en I+D en España: 1.211 millones de euros

Casi un 60% de esta inversión se concentra en la fase clínica, donde nuestro país juega un destacado papel internacional

Las compañías mantienen la tendencia creciente de inversión en innovación biomédica de los últimos años, con un crecimiento en 2019 del 5,2%Kiko HuescaEFE

La inversión en investigación y desarrollo de medicamentos de la industria farmacéutica en España alcanzó el año pasado los 1.211 millones de euros, lo que supone un nuevo récord histórico del sector y la confirmación de la tendencia creciente de esta partida en los últimos años. Así, 2019 cerró con un crecimiento del 5,2% con respecto a la inversión en 2018, según la última Encuesta sobre Actividades de I+D que Farmaindustria realiza entre sus asociados.

Además, en la última década el peso de los proyectos de investigación desarrollados en colaboración con hospitales y centros públicos y privados (gasto extramuros) ha crecido 3,6 puntos porcentuales, capítulo que representa el 43,6% de la inversión total de las compañías farmacéuticas y que se traduce en 528 millones de euros en 2019, mientras que la inversión intramuros (la realizada en los centros de investigación de las propias compañías) superó los 683 millones de euros.

Todas las comunidades captaron inversiones extramuros por parte de la industria farmacéutica innovadora, con especial relevancia de Madrid y Cataluña, que acapararon el 28% y 25,7%, respectivamente, del total de la inversión. Esta importante inversión de la industria en los centros sanitarios no solo contribuye a su financiación sino también, y muy especialmente, a que los científicos y profesionales sanitarios españoles participen de la vanguardia científica.

714 millones a investigación clínica

En lo que respecta al desglose de la inversión en I+D por fases de investigación, un 18% de los 1.211 millones de euros se dedicaron a investigación básica y preclínica (218 millones de euros) y cerca del 60% a investigación clínica (714 millones de euros). La inversión en investigación llevada a cabo por la industria farmacéutica en esta fase ha aumentado a un ritmo medio anual acumulativo del 4,8% en los últimos 10 años.

Especial relevancia adquiere que, de esos 714 millones invertidos en investigación clínica, un 36,5% ya corresponde a fases tempranas (I y II), que han registrado incrementos medios acumulativos del 11,1% y 3,1% respectivamente en los últimos diez años. En total son 260 millones de euros los que se destinan a estas fases más complejas de la investigación biomédica, lo cual supone un impulso para situar a España como una referencia internacional en este ámbito.

La investigación clínica juega un papel cada vez más relevante en todos los países, no ya solo por lo recursos económicos que moviliza, sino también porque permite a los profesionales sanitarios sumar la experiencia investigadora a su actividad asistencial y facilita a los pacientes un acceso temprano a los nuevos tratamientos, lo que en casos de patologías graves que no han respondido a las terapias ya aprobadas puede ser la última oportunidad de cura o control de la enfermedad.

Empleo cualificado

Por otro lado, el empleo directo de las compañías asociadas a Farmaindustria en tareas de investigación y desarrollo creció en 2019 un 4,2% y alcanzó las 5.006 personas, lo que supone, también en este ámbito, un nuevo máximo histórico. A esto se suma la elevada cualificación del personal investigador de la industria farmacéutica, que sigue siendo uno de sus principales rasgos diferenciales: el 87,8% de esos cinco mil investigadores son titulados superiores universitarios (licenciados, grados y doctores).