Emerge un nuevo virus mortal similar al Ébola en Bolivia

Los científicos confirman que ya hay transmisión entre humanos del virus Chapare. Un roedor podría ser, en principio, el portador

Un equipo de investigadores ha descubierto que un virus mortal que se encuentra en Bolivia, el Chapare, puede propagarse de persona a persona en entornos de atención médica, lo que genera preocupación ante potenciales futuros brotes, según los hallazgos presentados esta semana en la reunión de la Sociedad Americana de Medicina e Higiene Tropical. El virus ha causado ya al menos cinco infecciones cerca de La Paz, en 2019, tres de ellas fatales. Antes de eso, el único registro de la enfermedad era un pequeño grupo y un solo caso confirmado en 2004 en la provincia de Chapare. Sin embargo, el reciente brote ha sorprendido a las autoridades sanitarias, ya que inicialmente lo único que sabían era que este virus que pertenece a los arenavirus causa también fiebre hemorrágica, al igual que el Ébola, en los infectados con síntomas como fiebre, dolor de cabeza, dolor abdominal, sarpullido y en última instancia puede causar insuficiencia orgánica y hemorragia potencialmente mortales. «Nuestro trabajo confirmó que un joven médico residente, un médico de ambulancia y un gastroenterólogo contrajeron el virus después de tratar a pacientes infectados, y dos de estos sanitarios murieron más tarde», ha afirmado Caitlin Cossaboom, de los CDC. La confirmación de la transmisión de persona a persona muestra, según Cossaboom, que cualquier persona que se ocupe de casos sospechosos debe tener sumo cuidado para evitar el contacto con elementos que puedan estar contaminados como sangre, orina, saliva o semen.

El segundo brote comenzó con un agricultor de arroz de 65 años que probablemente contrajo el virus Chapare a través del contacto con orina o excrementos de rata. El siguiente infectado fue un médico de 25 años que cuidó del agricultor y que enfermó a los nueve días. A ellos hay que sumar un médico de la ambulancia que desarrolló síntomas a los 16 días, pero sobrevivió, y que probablemente se infectó cuando le hizo una reanimación cardiopulmonar a la médica mientras era llevada al hospital. A continuación, se contagió un gastroenterólogo tras hacer una endoscopia al médico infectado. Este desarrolló síntomas 14 días después. El paciente inicial, el médico del pueblo y el gastroenterólogo murieron por el virus. El médico de la ambulancia y un quinto paciente, otro agricultor, sobrevivieron. Los investigadores también detectaron ARN viral en el semen de un superviviente 168 días después de la infección, lo que plantea la posibilidad de transmisión sexual.

¿Hay riesgo?

Se desconoce dónde se originó el virus y cómo infecta a los humanos. En principio, se estima que los roedores fueron la fuente de la infección del agricultor. «La secuencia del genoma del ARN que aislamos en muestras de roedores (cogidos próximos a la casa y a las tierras de cultivo del agricultor infectado) coincide bastante con lo que hemos visto en casos humanos», ha asegurado. Los científicos creen que el virus del Chapare podría haber estado circulando en Bolivia durante varios años, pero es posible que los pacientes infectados hayan sido diagnosticados erróneamente de dengue.

En principio, el riesgo de que pueda afectar a otros países es «muy bajo», explica a LA RAZÓN María E Morales-Betoulle, de la Subdivisión de Patógenos Especiales Virales de los CDC. «Se limita a Bolivia y a países vecinos, ya que los roedores en los que se ha detectado el virus son de esta zona. Pero hay que estar vigilantes porque existen muchos otros virus que pueden ser transmitidos por roedores, y los humanos cada vez estamos más cerca de ellos».