Los diez alimentos que más intoxicaciones producen en España

El huevo y el marisco tienen muy mala fama, pero no son los productos más peligrosos para los consumidores

El pescado es el alimento que más intoxicaciones produce en España, según el informe del Sistema de Alerta Rápida para Alimentos y Piensos (RASFF)PescadoPescado

Normalmente se asocian las intoxicaciones alimentarias a productos como los huevos, y es que hay que tener cuidado al cocinarlos porque su cáscara puede estar contaminada por Salmonella, el riesgo biológico más frecuente en Europa según el último informe del Sistema de Alerta Rápida para Alimentos y Piensos (RASFF). No obstante, los huevos no son los alimentos que más intoxicaciones producen en el continente.

Los productos más problemáticos a nivel europeo son los suplementos o los alimentos dietéticos, por encima de los huevos, el marisco o el pescado, que habitualmente son los que peor fama tienen. En segundo lugar se colocan las frutas y verduras, mientras que el podio lo cierra la carne y los productos cárnicos no procedentes de las aves. Otros de los alimentos que acumulan un mayor número de avisos son las grasas y aceites, los pescados, los lácteos, cereales y bollería, pollo y aves de corral, las bebidas alcohólicas y las golosinas. Los huevos, pese a su mala reputación, se colocan en el puesto 25 de la clasificación.

¿Cuáles son los aliementos más peligrosos en España?

El ranking del RASFF también ordena los productos que más intoxicaciones alimentarias producen en cada país. En el caso de España, el pescado es que acumula más notificaciones, seguido por las nueces y las especias. La clasificación la completan los moluscos, las frutas y verduras, los cefalópodos (pulpo, calamar, sepia, etc.), los crustáceos, la carne y los productos cárnicos no derivados de las aves, los productos dietéticos y el cacao, el café y el té. Sorprendentemente, los huevos no aparecen en el listado de alimentos más problemáticos en nuestro país.

Para evitar las intoxicaciones alimentarias provocadas por bacterias, virus y otros microorganismos presentes en la comida, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) recomienda seguir una serie de hábitos. Entre ellos se encuentra evitar consumir alimentos de procedencia desconocida, lavarse las manos antes y después de manipular alimentos, cocinar bien los productos, no conservar los restos de comida a temperatura ambiente o limpiar los utensilios de cocina como los cuchillos si se utilizan con diferentes alimentos.