El proyecto HOPE reduce en un 80% las esperas de los pacientes oncológicos

Con la iniciativa de la Fundación Jiménez Díaz se engloban todas las citas en una

Con el objetivo de reducir en un 75% el tiempo medio de las esperas durante la estancia de los pacientes oncológicos en el Hospital Fundación Jiménez Díaz de Madrid nació el proyecto HOPE
Con el objetivo de reducir en un 75% el tiempo medio de las esperas durante la estancia de los pacientes oncológicos en el Hospital Fundación Jiménez Díaz de Madrid nació el proyecto HOPE

Los pacientes con cáncer, al igual que los afectados por muchas otras patologías graves, deben acudir con regularidad al hospital y en muchas ocasiones se les acumulan citas de revisiones, pruebas o analíticas con las posibles esperas o retrasos. Con el objetivo de reducir en un 75% el tiempo medio de las esperas durante la estancia de los pacientes oncológicos en el hospital nació el proyecto HOPE. A través de esta iniciativa «el paciente tiene una sola cita con la que ingresa en el Hospital de Día y, en el mismo sillón donde va a recibir el tratamiento, se le hace la extracción, la comprobación de la normalidad de los parámetros de la analítica y la evaluación, con los máximos estándares de seguridad, de su estado clínico con carácter previo a la administración del tratamiento prescrito por el oncólogo», explica la Dra. Cristina Caramés, especialista en Oncología Médica del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz.

Y no sólo ya se ha conseguido el objetivo de reducción del 75% de los tiempos de espera, sino que «se ha mejorado hasta el 80% y esperamos, a medida que el proyecto se consolide, poder acercarnos al 100%», asegura la Dra. Caramés.

¿Cómo? Mejorando el proceso, el trabajo interdisciplinar y aprovechando las ventajas que aporta la innovación tecnológica; y todo ello garantizando los máximos estándares de confort y seguridad del paciente, logros por los cuales este proyecto fue galardonado recientemente por la Fundación Quirónsalud en la categoría de la Innovación Asistencial. Muchos pacientes oncológicos tienen, según explica la doctora, «que acudir todas las semanas o cada dos semanas a recibir el tratamiento y esto supone una dependencia importante en su forma de vida debido al tiempo en que permanecen “atados” al hospital».

Mejora asistencial

«A diferencia de la organización tradicional, en la que el paciente va pasando por las diferentes áreas asistenciales del hospital, acumulando esperas y tiempos muertos, en el proyecto HOPE son los profesionales sanitarios y el equipamiento clínico los que se movilizan en torno al paciente», precisa la doctora. Para ello, el proyecto de HOspital PErsonalizado incorpora cuatro aspectos fundamentales. «Primero, la estructuración de la recogida de datos clínicos en consonancia con la evidencia científica y los programas de calidad de mayor reconocimiento internacional y la estandarización del proceso, con las ventajas que esta estructuración y estandarización conllevan a la hora de reducir los errores derivados de la variabilidad individual».

En segundo lugar, continúa la experta, «los sistemas “point of care” en el Hospital de Día para obtener los resultados de los análisis de sangre en menos de cinco minutos sin necesidad de que el paciente tenga que acudir al hospital mucho antes de que empiece la sesión de tratamiento ni que tenga que esperar a que lleguen los resultados. En tercer lugar, la automatización de la solicitud de prestaciones y las citaciones que consigue unificar cuatro citas en una. Y por último, gracias a las diferentes funcionalidades de nuestra app Portal del Paciente, que se integra con la historia clínica electrónica, el paciente puede comunicarse con el equipo médico o de enfermería desde su domicilio o desde dónde desee hacerlo y siempre que lo necesite».

Dicho de otro modo, se logra acortar los tiempos de espera ya que en el proceso clásico de atención los pacientes, para poder recibir un tratamiento, los pacientes «tienen que ir previamente a su centro de salud o al propio hospital para realizarse un análisis de sangre. A continuación, tienen que esperar al resultado. Una vez procesada la muestra e incorporada al sistema de información del hospital, tienen que acudir a la consulta de la enfermera y del oncólogo. Tras ésta, el servicio de Farmacia prepara y dispensa el tratamiento y, una vez que este tratamiento llega al Hospital de Día y después de que el paciente haya dado todos estos pasos, es cuando entra en este servicio para que le administren el tratamiento». Y como «en la mayoría de los casos la programación de las citas en las agendas de estas diferentes áreas del hospital se realiza de forma independiente, «el paciente tiene que ir a las distintas salas de espera y acumular los retrasos y tiempos muertos que se generan entre una y otra cita», precisa la doctora Caramés.

Con el proyecto HOPE se eliminan todos esos tiempos de espera. En definitiva, una idea innovadora con grandes beneficios asistenciales para los pacientes con tumores digestivos, de pulmón, de mama, melanoma, uroteliales, ginecológicos… que hasta ahora pasaban muchas horas en el hospital.