Sociedad

Los efectos de la Covid persistente: tos, pérdida de pelo, de memoria, y apnea del sueño

Los estudios identifican 55 síntomas que duran al menos hasta las 16 semanas desde la infección aguda

Sanitarios de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Santa Lucia de Cartagena atienden a un paciente este sábado.
Sanitarios de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Santa Lucia de Cartagena atienden a un paciente este sábado.Marcial GuillénEFE

Ocho de cada diez pacientes con Covid-19 presentan al menos un síntoma persistente desde los 14 días hasta las 16 semanas después de la infección aguda, aunque algunos efectos podrían durar más. Esta es una de las principales conclusiones de las que se hace eco “The Conversation” de un metaanálisis.

El trabajo analiza casi 19.000 estudios que han destapado 55 efectos persistentes después de un cuadro agudo de Covid-19. Se trata de datos extraídos de 47.910 historiales clínicos de otras tantas personas de entre 17 y 87 años que participaron en 15 estudios que habían evaluado síntomas o parámetros de laboratorio a largo plazo. Según la misma fuente, un estudio previo en Wuhan, la ciudad china en la que se originó la Covid, el 76% de los pacientes que requirieron hospitalización informaron de al menos un síntoma seis meses después y la proporción fue mayor en las mujeres.

Los síntomas más frecuentes fueron fatiga o debilidad muscular y dificultades para dormir. Además, el 23% informó de ansiedad o depresión. “The Conversation” recuerda que las personas que sufrieron coronavirus anteriores, como el SARS, mostraron anomalías pulmonares meses después de la infección y el 28% de las personas presentaba disfunción pulmonar hasta dos años después.

Los efectos de la Covid-19 a largo plazo más identificados fueron fatiga, dolor de cabeza, trastorno por déficit de atención, caída del cabello, disnea o anosmia. También tos, opresión torácica, disminución de la capacidad de difusión pulmonar, apnea del sueño, perdida de memoria, depresión y ansiedad, entre otros.

Hasta la fecha, no hay un diagnóstico para la condición persistente de la covid-19. Por lo tanto, los expertors recomiendan la necesidad urgente de poner en marcha medidas preventivas, técnicas de rehabilitación y estrategias de manejo clínico para abordar los efectos de la enfermedad a largo plazo.

Desde una perspectiva clínica, son necesarios equipos multidisciplinares con perspectivas completas del paciente para abordar la atención a largo plazo, con seguimiento de la duración y el tratamiento de cada uno de los síntomas y determinar si estos efectos a largo plazo pueden afectar a enfermedades previas, son una continuación de la covid-19 o pueden desencadenar otras enfermedades en el futuro.