¿Cuál es la diferencia entre la vacuna rusa Sputnik-V y la de AstraZeneca, Pfizer o Moderna?

La Agencia Europea del Medicamento comienza la revisión de la seguridad, eficacia y calidad del fármaco ruso

Thumbnail

La Agencia Europea del Medicamento (EMA) ha comenzado el proceso de “revisión continua” de los datos sobre seguridad, eficacia y calidad de Sputnik-V, la vacuna rusa contra la Covid-19. Tras este estudio se podría autorizar su uso en los países de la Unión Europea, entre ellos España.

Actualmente, en nuestro país tenemos dos tipos de vacunas diferentes: las de ARN mensajero -Pfizer y Moderna- y la basada en un adenovirus -AstraZeneca-. Si la inyección rusa pasa el examen y alcanza un acuerdo con la Unión Europea para su suministro, lo que llegaría a España sería una vacuna con la misma tecnología que la de AstraZeneca. En torno al 8 de marzo, España autorizará la de Janssen, otra inyección basada en adenovirus.

¿Qué eficacia tiene?

La Sputnik-V tiene una eficacia del 91,6%, según los datos obtenidos en los ensayos clínicos del fármaco. Para los mayores de 60 años, la protección asciende hasta el 91,8%, según los resultados publicados por The Lancet. Es una de las tres inyecciones que supera el 90% de eficacia, solo por detrás de la de Pfizer y BioNTech (95%) y la de Moderna (94,5%). La de AstraZeneca, aunque se basa en la misma tecnología, se queda en el 82,4%, mientras que la de Janssen ha registrado una efectividad del 66%.

¿Cómo se conserva?

Uno de los temas más polémicos del inicio de la campaña de vacunación fue la dificultad de conservación de las dosis fabricadas por Pfizer y Moderna. La primera debe conservarse a temperaturas extremas, de entre -60 ºC y -80 ºC, y la segunda aguanta tres meses a -20 ºC y 30 días en la nevera a una temperatura de entre 2 y 8 grados.

La Sputnik-V aguanta hasta seis meses congelada a una temperatura no superior a los -18 ºC, mientras que la solución líquida puede estar 2 meses en la nevera a entre 2 y 8 grados, al igual que la de AstraZeneca.

¿Cuánto cuesta?

La vacuna rusa no es la más cara, pero tampoco la más barata. Su precio por dosis es de alrededor de 8 euros y son necesarias dos para alcanzar la inmunidad. La más cara es la de Moderna, con un precio de 31 euros por dosis, seguida de la china CoronaVac (25 euros) y la de Pfizer (17 euros). La de Janssen, que es una vacuna monodosis, cuesta lo mismo que la Sputnik-V. La más barata es la de AstraZeneca en colaboración con la Universidad de Oxford, con un precio de 3 euros por dosis.

¿Qué efectos adversos tiene?

La Sputnik-V fue objeto de críticas el pasado verano por su temprana aprobación en Rusia. Sin embargo, ya se suministra en países como Emiratos Árabes, Bielorrusia, Brasil, India o Argentina, y no se dispone de informes que reporten efectos secundiarios graves. Por su parte, el Ministerio de Sanidad argentino notificó algunos casos de fiebre, cefalea (dolor de cabeza), alergia leve o reacciones locales en el lugar de la inyección.