Detectan un nuevo síndrome que afecta a los pacientes meses después de pasar la Covid-19

El síndrome de taquicardia ortostática postural, conocido como POTS, provoca frecuencia cardíaca rápida, mareos y aturdimiento, según un estudio publicado en JACC

Rehabilitación muscular de pacientes rcuperados de COVID-19
El síndrome de taquicardia ortostática postural, conocido como POTS, provoca frecuencia cardíaca rápida, mareos y aturdimientoQuique GarciaEFE

Meses después de pasar una infección por el nuevo coronavirus los pacientes pueden experimentar síntomas “prolongados” como frecuencia cardíaca rápida, mareos al ponerse de pie y aturdimiento, lo que puede identificarse con el diagnóstico del síndrome de taquicardia ortostática postural (POTS por sus siglas en inglés), según confirma un informe de caso clínico publicado hoy en la revista científica JACC, perteneciente a la Sociedad Americana de Cardiología.

En concreto, POTS es una afección que se conoce más comúnmente por causar mareos al ponerse de pie, pero los síntomas pueden incluir palpitaciones, dolor de cabeza, fatiga y visión borrosa. Suele afectar a mujeres jóvenes y de mediana edad. Las causas de POTS generalmente no están determinadas, pero pueden ser desencadenadas por una enfermedad viral, una infección grave o un traumatismo. Por ahora no existe cura ni tratamiento estándar, pero se puede manejar con cuidados personales y algunos medicamentos.

En este informe de caso publicado hoy en JACC, los investigadores analizan tres pacientes suecos que fueron diagnosticados con POTS más de tres meses después de pasar una infección por Covid-19. Así, los tres pacientes experimentaron síntomas similares a la Covid-19 en la primavera de 2020, pero no todos buscaron atención médica o recibieron pruebas diagnósticas de coronavirus en el momento de sus síntomas. Sin embargo, meses después los tres pacientes comenzaron a experimentar síntomas de POTS, como fatiga extrema, dolor de cabeza, náuseas y mareos, hasta el punto de que POTS se confirmó mediante pruebas activas de bipedestación e inclinación de cabeza.

“A medida que continúan aumentando los informes de pacientes con coronavirus afectados por síntomas a largo plazo no relacionados con su diagnóstico original, es importante crear conciencia sobre el POTS como una posible complicación a largo plazo”, asegura Madeleine Johansson, miembro del Departamento de Clinical Sciences, Lund University, Malmo, Suecia y uno de los autores principales del informe de caso. “Aún se desconoce mucho acerca de los mecanismos específicos responsables de los síntomas similares a POTS en pacientes post-Covid-19 o cuánto durarán estos síntomas, pero se esperan síntomas crónicos en un subconjunto de pacientes según esta experiencia clínica inicial”.

Los investigadores señalan que una prueba de Covid-19 negativa no excluye al paciente de haber sido infectado con coronavirus y “debe interpretarse con precaución en el contexto de los síntomas típicos”. Además, deben excluirse otras causas de los síntomas de POTS, como la deshidratación, otras infecciones, la ansiedad y la anemia.