Los diez efectos negativos en la salud del teletrabajo y el uso abusivo de las pantallas

Fatiga, insomnio, dolores de cabeza, aislamiento y un mayor estrés, entre ellos

Mucho ojo a las pantallas
El uso de dispositivos electrónicos se ha multiplicado a raíz del confinamiento producido durante la pandemiaMiguel Angel MolinaEFE

Un nuevo estudio desarrollado por Lenstore revela que, en promedio, la población mundial pasa nueve horas y 45 minutos viendo dispositivos digitales. En España, el tiempo alcanza las nueve horas, una tendencia que se ha agudizado durante la pandemia de Covid-19 y el auge del teletrabajo. Se trata, básicamente, del uso de internet en teléfonos móviles, la utilización de internet en ordenadores, el consumo de televisión y el uso de consolas de videojuegos.

El optometrista conductual Ghavin Shah explica en un comunicado que mirar las pantallas puede tener un gran impacto en la visión borrosa transitoria, crear una mayor necesidad de usar gafas, provocar incomodidad en los ojos y afectar al rendimiento en el trabajo. Incluso, puede tener también un efecto perjudicial en el cuello y los hombros. Desde el confinamiento, se ha detectado un aumento de las personas que trabajan desde casa y sufren de fatiga visual, ojos secos, picazón y dolor en los ojos.

El estudio revela que España es el sexto país europeo más dependiente de internet. ¿Qué efectos negativos tienen los dispositivos en la salud? Lenstore destaca la disminución de la concentración; la sobreestimulación de la retina; la disminución de la intimidad de las parejas; problemas como fatiga, insomnio o retraso en el sueño debidos al brillo de la pantalla y su efecto en la respuesta de la retina, así como a la interrupción de la producción de melatonina en el cuerpo; cambios en la visión y dolores de cabeza; soledad y aislamiento, privación del tacto; falta de motivación o creatividad; aumento del estrés relacionado con la sobreexposición a los medios de comunicación y situaciones estresantes; y el llamado tecnoestrés, consistente en irritabilidad, frustración y percepción de un mayor nivel de carga mental y presión de tiempo.

El informe subraya que durante el año pasado el uso de pantallas y dispositivos móviles aumentó drásticamente en todo el mundo. En concreto, un 76% de la población de entre 16 y 24 años pasa más tiempo en sus teléfonos, mientras que el 45% ha aumentado la cantidad de tiempo que pasa en sus ordenadores portátiles. Y no sólo los teléfonos y los ordenadores portátiles son los responsables de este aumento en el uso de la tecnología digital: el 34% de la población pasa más tiempo viendo la televisión, mientras que el 22% ha aumentado el uso de tabletas, remarca en un comunicado esta compañía.

Ajua K. Boadteng, psicoterapeuta, subraya que la adopción desde el año pasado podría atribuirse al trabajo desde casa, la disminución de la interacción social fuera del hogar y una mayor búsqueda de comodidad contra el estrés cotidiano. Además, apunta la conexión relacional y la socialización se han trasladado en gran medida a medios digitales. Por lo tanto, las personas trabajan en pantallas, se conectan en pantallas, se distraen en pantallas y las usan para mitigar el estrés.