Sociedad

Más del 70% de los médicos se ha enfrentado a dilemas éticos durante la pandemia

El consumo de tranquilizantes ha subido del 18,6% al 29,4% durante la pandemia, según un estudio de la Organización Médica Colegial

Personal médico en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI)
Personal médico en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI)Marcelo OliveiraEFE

El estado de salud físico y mental de los médicos españoles ha empeorado notoriamente durante la pandemia. De hecho, uno de cada cuatro médicos ha estado de baja por motivos relacionados con la Covid-19. Esta es una de las conclusiones del estudio “Repercusiones de la COVID sobre la salud y el ejercicio de la profesión de los médicos de España”, presentado hoy y realizado por la Fundación Galatea, la Organización Médica Colegial (OMC) y Mutua Médica.

El informe, en el que han participado 4.515 médicos, recoge que el 72,3% de los médicos se ha tenido que enfrentar a dilemas éticos. En concreto, el 33,2% lo ha hecho a menudo o de forma muy frecuente durante la pandemia y el 39,2% algunas veces. De hecho, únicamente el 27,7% asegura que nunca se ha enfrentado a dilemas éticos. Lo que plantea una necesidad cómo habría que afrontar esto en el futuro.

A ello hay que añadir que se ha triplicado el porcentaje de médicos que se sienten sobrepasados por el trabajo. Así, el 51% afirma sentirse así y menos preparado física y emocionalmente ante nuevas olas. A ello hay que añadir que las jornadas, ya de por sí maratonianas, se han extendido aún más por la crisis sanitaria. Así, antes de la pandemia, el 44% de los médicos trabajaba ya más de 40 horas semanas, pero tras estallar la Covid, el porcentaje de estos profesionales que hacen más de 50 horas semanales se ha multiplicado: antes de la pandemia el 24% trabajaba más de 50 horas semanales, entre marzo y mayo el 35,3% y entre octubre y diciembre este porcentaje bajó al 26,3.

De ahí que seis de cada diez médicos presenten fatiga, dolor o estrés, el doble que antes de la Covid y que el 60% reconozca que sufre el Síndrome de Burnout (provocada por el agotamiento físico, mental y emocional). El estrés, la fatiga... explica que hoy haya más médicos que duerman menos de seis horas diarias y que sean más los que tienen problemas para conciliar el sueño, así como que el consumo de tranquilizantes o hipnóticos haya aumentado, al pasar del 18,6% que reconoce tomarlos al 29,4%. Un consumo que se da sobre todo en mujeres y a más edad. También ha aumentado la ingesta de alcohol: la proporción de profesionales que consumen bastante o mucho alcohol ha pasado del 4% al 7%.

Y pese a ello, únicamente un 16% acude o ha ido a consulta de salud mental y un 13% afirma que solicitará esta atención médica. Es decir, que todavía son pocos los profesionales que recurren a estos servicios de apoyo. Algo que urge cambiar. Las mujeres y los más jóvenes son los que antes piden ayuda.

Todo ello, unido a la precariedad laboral (una tercera parte de los médicos tiene contrato temporal) explica que el 19,8% quiera adelantar su jubilación y que únicamente un 2% de los médicos quiera alargar su periodo en activo. De hecho, el 34,1% de estos profesionales se ha planteado dejar la profesión, aunque sólo el 3,9% piensa que realmente lo hará, gracias, en parte, a que los profesionales se han sentido masivamente apoyados por sus compañeros y por los pacientes.

Estos datos ponen de relieve “el tremendo esfuerzo realizado por la profesión y la necesidad de cuidar al que cuida desde todas las instancias posibles. Es imprescindible que los sanitarios cuenten con el máximo apoyo porque son el pilar fundamental de nuestro sistema sanitario”, afirma el Dr. Tomás Cobo, presidente de la OMC.