Los centros de adicciones plantan cara a la hepatitis C

Un proyecto, avalado por 10 sociedades científicas, certificará aquellos centros comprometidos con la eliminación de la enfermedad

Todos los usuarios de drogas serán cribados en la primera consulta para el VHC, VHB y VIH
Todos los usuarios de drogas serán cribados en la primera consulta para el VHC, VHB y VIHRUNGROJ YONGRITEFE

De acuerdo con las directrices fijadas por el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas, y a partir del consenso en materia de calidad asistencial entre los representantes de las distintas sociedades científicas, las asociaciones profesionales y las de pacientes implicadas en el manejo de la hepatitis C (VHC), la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa), con la colaboración de Gilead Sciences, ha presentado el proyecto «HepCelentes» para la certificación de centros de Atención a las Adicciones y de Atención Primaria comprometidos con la eliminación de esta enfermedad.

«HepCelentes», que cuenta con el aval de diez sociedades científicas, «tiene como misión potenciar y poner en valor las iniciativas en eliminación de los Centros de Adicciones y Atención Primaria guiados por unos indicadores únicos en Europa como garantía de prestación asistencial de calidad a los pacientes con hepatitis C. El proyecto está orientado al desarrollo de iniciativas de eliminación del VHC y asesoramiento por los máximos expertos en la materia a nivel de España –explica José Soto, presidente de Sedisa–. Nuestra misión es impulsar la transformación del sistema sanitario hacia la calidad y la eficiencia desde el compromiso con la salud».

El Comité de Normalización del proyecto «HepCelentes», formado por expertos en hepatitis C, ha definido una serie de criterios para que los centros obtengan esta certificación. Entre ellos están el compromiso de la dirección con la eliminación de la enfermedad; designar un coordinador del proyecto como persona de referencia para los centros de atención primaria y hospitalaria; elaborar un registro de pacientes; desarrollar planes de formación en hepatitis C para los profesionales de los CAD. También definir un circuito asistencial entre el centro y el hospital; establecer sistemas de información adecuados que eviten la pérdida de continuidad entre diagnóstico y tratamiento y que permitan la resolución rápida de problemas.

Desde la primera consulta

Igualmente, se recomienda que todos los usuarios de drogas sean cribados en la primera consulta tanto para el VHC, como para el VHB y el VIH, y que este cribado se repita anualmente en poblaciones usuarias de drogas con resultado negativo si mantienen hábitos de riesgo. Si el diagnóstico no se hace en un solo paso, en los pacientes con serología positiva se deberán determinar los marcadores virológicos (ARN-VHC o antígeno del core), y el centro deberá tener definido el circuito asistencial para ello, ya que todo paciente positivo para VHC debe ser informado y ser evaluado por un especialista, entre otras medidas necesarias para optar a la certificación «HepCelentes».

«Estamos muy orgullosos de colaborar con esta iniciativa. Es una muestra más de nuestro compromiso con todos los pacientes que sufren enfermedades hepáticas. Nuestro esfuerzo investigador nos ha permitido proporcionar una cura para la hepatitis C y nuestra ambición nos lleva a intentar dar un paso más buscando su eliminación. Creemos que los Centros de Adicciones pueden tener un papel muy relevante para lograr este objetivo, y esta iniciativa, contribuirá a mejorar el diagnóstico y acceso al tratamiento entre las personas que ellos atienden de forma tan encomiable», señaló María Río, vicepresidenta y directora general de Gilead España.