Unanimidad en la mayoría de las autonomía para contratar a R5 en las especialidades más saturadas

Parece que hay quórum en las comunidades autónomas para contratar al último curso de residentes en las áreas más saturadas, hecho que satisface su anhelo de hallar un contrato para mantener una vinculación laboral como facultativos especialistas

Juan Ignacio RONCORONIEFE

Llega el momento crucial en que miles de R5, esto es, miles de MIR (médico interno residente) en su última fase de formación como especialista llega a su fin en este periodo y se supone que este teóricamente muy bien preparado para ejercer como especialista en la especialidad que hayan elegido. En una desafortunada situación como la actual, marcada profundamente por la pandemia de la covid-19, la mayoría de las comunidades autónomas comparten la idea de fidelizar a sus médicos residentes, que completan su formación académica, para reforzar plantillas y los ya mermados servicios asistenciales, que se han visto sobredimensionados por esta terrible crisis sanitaria.

En concreto, en la Comunidad de Madrid, la Consejería de Sanidad está analizando con los hospitales áreas estratégicas, como las de Medicina Intensiva, Medina Interna y Neumología, “para ofrecer contratos a los MIR, como, por ejemplo en el Isabel Zendal, de Madrid, en el que el volumen de ofertas contractuales dependerán de las necesidades asistenciales y tendrán una duración hasta el próximo 31 de diciembre.

Desde la Consellería de Sanidad de Cataluña, la idea es que se queden el 100% de los MIR que finalizan la residencia este año “dentro del territorio de Cataluña. De hecho, el proceso funciona así desde hace años: “El 80% de los MIR que lo desarrolló en Cataluña aquí se quedó empleado en su especialidad”.

El consejero de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, Jesús Aguirre, ha expresado el deseo de hacer contratos a “todos los médicos especialistas que acceden su formación como médico interno residente (MIR) al menos hasta el 31 de diciembre al menos en los distintos centros sanitarios del Servicio Andaluz de Salud (SAS). “De hecho -se añade- hay muchos centros que están esperando como agua de agua para contrastarlos·, ha añadido Aquirre.

En término muy similares se han pronunciado las comunidades de Aragón, Asrurias, Baleares, Canarias y otras autonomías.