Sociedad

Fatiga, depresión y “niebla mental” aparecen en ocho de cada diez pacientes tras la infección leve

El cansancio extremo y la falta de atención dificultan la reincorporación en la vida laboral en pacientes que pasan la enfermedad sin necesidad de hospitalización, según un estudio de la Clínica Mayo

Solo 1 de cada 3 pacientes había regresado a la actividad laboral completa tras pasar la Covid-19, según un nuevo estudio de la Clínica Mayo
Solo 1 de cada 3 pacientes había regresado a la actividad laboral completa tras pasar la Covid-19, según un nuevo estudio de la Clínica MayoEnric FontcubertaEFE

Pasar la Covid-19 no suele quedarse únicamente en unos días de fiebre o problemas respiratorios. En muchas ocasiones implica secuelas a largo plazo que cambian por completo el estilo de vida de los afectados, hasta el punto de que los pacientes diagnosticados con síndrome post Covid-19 experimentan síntomas tan inhabilitantes como trastornos del estado de ánimo, fatiga y deterioro de la percepción cognitiva, lo que afecta negativamente a su vuelta al trabajo y la reanudación de sus actividades cotidianas, tal y como confirma un estudio realizado por la Clínica Mayo de Estados Unidos publicado hoy en la revista “Mayo Clinic Proceedings”.

El estudio está basado en la evaluación de los primeros 100 pacientes que participaron en el programa de rehabilitación de actividades Covid-19 de la Clínica Mayo, uno de las primeras iniciativas multidisciplinares establecidas para evaluar y tratar a pacientes con síndrome post Covid-19. En concreto, los pacientes fueron evaluados y tratados entre el 1 de junio y el 31 de diciembre de 2020. Tenían una edad promedio de 45 años, el 68% eran mujeres y fueron seguidas una media de 93 días tras la infección.

El síntoma más común de los pacientes que buscan evaluación para el síndrome post Covid-19 fue la fatiga. De los pacientes en el estudio, el 80% informó fatiga inusual, mientras que el 59% tenía problemas respiratorios y un porcentaje similar tenía problemas neurológicos. Más de un tercio de los pacientes reportaron dificultades para realizar las actividades básicas de la vida diaria, y solo 1 de cada 3 pacientes había regresado a la actividad laboral sin restricciones. “La mayoría de los pacientes del estudio no tenían comorbilidades preexistentes antes de la infección por Covid-19, y muchos no experimentaron síntomas relacionados con Covid-19 que fueran lo suficientemente graves como para requerir hospitalización”, asegura Greg Vanichkachorn, MD, director médico del Programa de rehabilitación de actividades en pacientes Covid-19 y primer autor del estudio, quien hace hincapié en que “la mayoría de los pacientes tenían resultados de laboratorio e imágenes normales o no diagnósticos, a pesar de tener síntomas debilitantes. Ese es uno de los desafíos de diagnosticar el síndrome post Covid de manera oportuna para lograr responder con efectividad”.

Meses después de la infección

La aparición de estos síntomas a menudo resultan determinantemente negativos cuando los pacientes intentan volver a sus actividades diarias normales, incluido el trabajo. “La mayoría de los afectados con los que trabajamos requirieron fisioterapia, terapia ocupacional o rehabilitación cerebral para abordar el deterioro cognitivo percibido”, asegura el Dr. Vanichkachorn. “Si bien muchos pacientes tenían fatiga, más de la mitad también informaron problemas con el pensamiento, comúnmente conocido como ‘niebla mental’. Y más de un tercio de los pacientes tenían problemas con las actividades básicas de la vida. Además, muchos no pudieron reanudar su vida laboral normal durante al menos varios meses“, insiste el investigador.

“A medida que la pandemia continúa, esperamos ver más pacientes que experimenten síntomas muchos meses después de la infección, y los servicios sanitarios deben prepararse para esto, es decir, saber qué síntomas buscar y cómo satisfacer mejor las necesidades de sus pacientes”, confirma el Dr. Vanichkachorn.