La dilatación en el agua reduce el dolor de las contracciones

Villalba es el tercer hospital público de la Comunidad de Madrid con hidroterapia

Todas las gestantes de bajo riesgo y con embarazo a término pueden beneficiarse de la hidroterapia siempre que hayan dilatado entre cuatro y cinco centímetros
Todas las gestantes de bajo riesgo y con embarazo a término pueden beneficiarse de la hidroterapia siempre que hayan dilatado entre cuatro y cinco centímetros FOTO: La Razón La Razon

El Hospital Universitario General de Villalba ha incorporado recientemente a su cartera de servicios la hidroterapia en el proceso de dilatación del parto. Se convierte así en «el tercer hospital de la red de hospitales públicos de la Comunidad de Madrid en ofrecer esta opción», tal y como explica la doctora Mercedes Andeyro, jefa del Servicio de Ginecología y Obstetricia del citado centro. Pero, ¿pueden optar todas las gestantes a esta alternativa que se ha ido popularizando progresivamente desde la década de los 80?

«Todas las mujeres cuyo embarazo sea de bajo riesgo y se encuentren entre la semana 37 y 42 de gestación pueden beneficiarse de la hidroterapia, salvo que surjan complicaciones durante el proceso de dilatación. Además, es necesario estar en la fase activa de parto y haber dilatado entre cuatro y cinco centímetros», explica la doctora Mercedes Andeyro, jefa del Servicio de Ginecología y Obstetricia del citado centro.

A su vez, en este contexto de pandemia, para realizar la hidroterapia es imprescindible que la gestante tenga una PCR negativa, prueba que se realizará al ingreso en la unidad.

Epidural

Se trata de una alternativa analgésica a la aromaterapia, el uso de lianas, pelotas de pilates, colchonetas y sillas de partos, masajes, analgesia inhalada o a la anestesia epidural, entre otras opciones. Ahora bien, una cosa no quita la otra. Se puede optar durante la dilatación por la hidroterapia y beneficiarse del agua durante esta fase y «existe la opción de que posteriormente la mujer pueda optar por la epidural para el alivio del dolor. Es la madre la que va decidiendo, con el asesoramiento de las matronas, cuál es el método adecuado a cada momento de la evolución del parto para el alivio de las contracciones», precisa la doctora Andeyro.

«Una vez que la dilatación se haya completado (10 centímetros) y se encuentre en la fase de expulsivo –prosigue la especialista–, se aconseja salir de la bañera para asistir el parto».

Un proceso en el que le acompañará en todo momento una «matrona que estará de forma exclusiva con la paciente, un one to one», indica la jefa del Servicio de Ginecología y Obstetricia. A ella hay que sumar un equipo de guardia, integrado por otra matrona más, una auxiliar y dos ginecólogos.

«El objetivo final de la hidroterapia durante el parto es conseguir un mejor alivio del dolor durante la dilatación y aprovechar las ventajas que ofrece el agua. Se trata de un paso más en la estrategia de dar el papel protagonista a la madre», precisa. Así, el hecho de tener una mayor flotabilidad «permite una mejor movilidad para el cambio de postura, reduce el estrés, la madre está más relajada, tiene una menor percepción de las contracciones y muestra un mayor grado de satisfacción materna», asegura la Dra. Andeyro.

Según los especialistas, esta técnica no presenta mayores riesgos que el resto de alternativas para aliviar el dolor en la dilatación previa al nacimiento del bebé.

Higiene

Además de realizar los cuidados descritos en el protocolo de atención al parto normal, se llevan a cabo otras consideraciones contempladas en un protocolo de actuación para la dilatación en el agua, como el control fetal mediante telemetría sumergible, la comprobación periódica de la temperatura del agua, la toma de constantes basales antes y después de la inmersión o la renovación del agua las veces necesarias para asegurar una correcta higiene y evitar infecciones.

Para ello se lleva a cabo el protocolo estandarizado específico de limpieza de toda el área materno-infantil del hospital, que incluye el procedimiento de limpieza de la bañera. Estas medidas rutinarias de limpieza y desinfección son efectivas a su vez para reducir el riesgo de contagio de Covid-19. Además, tanto la paciente como su acompañante tendrán que llevar mascarilla durante el parto.

Radiografía estatal

Cataluña es la comunidad autónoma en la que más centros públicos ofrecen hidroterapia a las gestantes con un total de nueve. Le sigue muy de cerca Andalucía, con ocho hospitales públicos que cuentan con esta alternativa analgésica durante la dilatación. En tercer lugar se sitúa Galicia, que dispone de cinco centros con esta opción: dos en La Coruña, uno en Pontevedra, uno en Orense y uno en Lugo. A continuación se sitúan la Comunidad de Madrid, Baleares y la Comunidad Valenciana. Cada una de estas autonomías tienen tres hospitales públicos que ofrecen esta opción. Después se sitúa la Región de Murcia, que brinda esta alternativa a las mujeres que decidan optar por la hidroterapia en dos hospitales públicos de su comunidad autónoma. Y por último están Castilla-La Mancha, Castilla León y País Vasco, que disponen de este servicio en un único hospital público cada una.