¿Tomar cerveza es bueno para la salud?

Un estudio establece que la cantidad precisa asociada con beneficios para el organismo es de 28 gramos de alcohol al día en hombres y 16 gramos en mujeres

Una pareja brinda con un tubo de cerveza
Una pareja brinda con un tubo de cervezaIsabel Infantes Europa Press

Llega el verano y el calor, el sol, las vacaciones... y las cañas en el chiringuito de turno. Pocos se pueden resistir a una refrescante cerveza fría en estas fechas pero, ¿sabemos cuántas se pueden tomar al día? Es decir, ¿cuál es la cantidad asociada con beneficios para la salud? ¿Es lo mismo si soy mujer u hombre? O, si durante la semana no bebo, ¿pasa algo porque el fin de semana beba más? Éstas y otras preguntas se hicieron un grupo de investigadores españoles que han publicado recientemente un artículo titulado “Consumo moderado de cerveza y sus efectos en la salud cardiovascular y metabólica: una revisión actualizada de la evidencia científica reciente” publicado en la revista “Nutrients”.

Y es que, aunque la evidencia científica disponible respalda los beneficios para la salud del consumo moderado de cerveza en adultos, la heterogeneidad de las medidas empleadas en los estudios (gramos de alcohol, unidades, etc.) dificulta establecer la cantidad precisa de cerveza necesaria para obtener estos beneficios. Esta falta de consenso es una de las razones que les empujó a elaborar el documento.

De acuerdo con esta revisión, el consumo moderado de alcohol de196 g/semana (28 g/día o 700 ml de cerveza diarias aproximadamente) para hombres, y 112 g/semana (16 g/día o aproximadamente 400 ml de cerveza al día) para mujeres se ha asociado con algunos beneficios para la salud. Sin embargo, apunta, debe tenerse en cuenta que las cantidades semanales recomendadas de alcohol deben distribuirse a lo largo de varios días y no incluir episodios de consumo excesivo o “atracones”.

Dos cañas al día

“En conclusión, consideramos que una ingesta aproximada de una cerveza al día para las mujeres (sobre 400 ml, esto es, dos cañas) y una o dos para los hombres (aproximadamente 700 ml, alrededor de tres cañas) podría definirse como un consumo moderado de cerveza, siempre que dicho consumo se distribuya a lo largo de la semana, sin “atracones” y en el contexto de la hora de las comidas, como es costumbre en los países mediterráneos”, explica la doctora Ascensión Marcos, directora del grupo de Inmunonutrición del Departamento de Metabolismo y Nutrición del Instituto de Ciencia y Tecnología de Alimentos y Nutrición (Ictan) del CSIC, y una de las responsables de esta revisión.

“El consumo moderado de cerveza reduce el riesgo cardiovascular y la mortalidad general. Además, disminuye el riesgo de diabetes en los hombres, aumenta la densidad de la masa ósea, disminuye el riesgo de fractura en los ancianos y no parece estar asociado con la obesidad general o abdominal”, continúa la experta.

Es importante tener en cuenta que los posibles efectos beneficiosos de la cerveza se observan únicamente cuando el consumo es moderado y responsable, por parte de adultos sanos, en el marco de una alimentación sana y equilibrada. Además, si se están tomando medicamentos, si se va a conducir, y en el caso de las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, se debe optar por una cerveza sin alcohol.