Sociedad

Confirman que la vacuna de la gripe sí protege frente a la Covid-19

Las personas no vacunadas tienen hasta un 20% más de probabilidades de ingresar en una Unidad de Cuidados Intensivos y de sufrir los efectos adversos del SARS-CoV-2

Las personas no vacunadas tienen hasta un 20% más de probabilidades de ingresar en una Unidad de Cuidados Intensivos y de sufrir los efectos adversos del SARS-CoV-2
Las personas no vacunadas tienen hasta un 20% más de probabilidades de ingresar en una Unidad de Cuidados Intensivos y de sufrir los efectos adversos del SARS-CoV-2Servicio Ilustrado (Automático) JCCM

La vacuna de la Covid-19 es un hito de la ciencia que está cambiando el curso de la pandemia, pero no es la única que resulta útil frente al SARS-CoV-2, ya que la vacuna contra la gripe también puede proteger de algunos efectos graves de la Covid-19. En concreto, las personas no vacunadas tienen hasta un 20% más de probabilidades de ingresar en una Unidad de Cuidados Intensivos, tal y como pone de manifiesto un estudio internacional presentado en el Congreso Europeo de Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas, celebrado este fin de semana de forma on-line.

Los beneficios de esta vacuna frente a otros efectos adversos de la Covid-19 también se dejan sentir en otras cuestiones, ya que estar vacunado contra la gripe antes de haber desarrollado la Covid-19 reduce el riesgo de ictus, sepsis y trombosis venosa profunda, tal y como confirma una de las investigaciones presentadas en este encuentro internacional. En concreto, el estudio que analizó los datos de dos grupos, confirma que las personas no vacunadas contra la gripe tenían una probabilidad “significativamente mayor”, de hasta un 20 por ciento, de ser ingresados en la UCI. Además, eran significativamente más propensos a visitar el servicio de urgencias (hasta un 58 por ciento más), a desarrollar sepsis (45 por ciento más) o a sufrir un accidente cerebrovascular (58 por ciento más) o una trombosis venosa profunda (40 por ciento más). Sin embargo, según apuntan las conclusiones del informe, el riesgo de muerte no se redujo.

El equipo de investigadores hace hincapié en que la vacuna contra la gripe no sustituye “en absoluto” a las de la Covid-19, aunque algunos estudios a pequeña escala ya habían sugerido que la inmunización contra la gripe estacional podía dar protección frente al SARS-CoV-2. Así, un grupo de científicos encabezado por la Universidad de Miami, en Estados Unidos, llevó a cabo un análisis retrospectivo de historias clínicas electrónicas de la base de datos de investigación TriNext para establecer dos grupos de 37 mil 377 pacientes de países como Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Italia e Israel. Por lo que, uno de ellos había sido vacunado contra la gripe entre dos semanas y seis meses antes de ser diagnosticados de Covid-19, mientras el segundo no había recibido esa inmunización. Los dos grupos fueron emparejados en función de los factores que podrían afectar al riesgo de Covid-19 grave, como la edad, el sexo, la etnia, el tabaquismo y problemas de salud como la diabetes, la obesidad y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

La investigación comparó la incidencia de quince resultados adversos, entre ellos sepsis, accidentes cerebrovasculares, trombosis venosa profunda, embolia pulmonar, insuficiencia respiratoria aguda, visitas al servicio de urgencias, ingreso en el hospital, en la UCI y muerte, en los 120 días siguientes al diagnóstico de covid-19. Asimismo, aunque no se sabe exactamente cómo la vacuna antigripal proporciona protección contra la covid-19, la mayoría de las teorías se centran en que refuerza el sistema inmunitario innato, es decir, las defensas “generales” con las que nacemos y que no están adaptadas a ninguna enfermedad en particular. Los autores del estudio afirman que sus resultados “sugieren firmemente” que la vacuna contra la gripe protege contra varios efectos graves de covid-19, pero añaden que hace falta más investigación con ensayos clínicos para probar y comprender mejor la posible relación. Además, consideran que en el futuro la vacuna antigripal podría utilizarse para ayudar a proporcionar una mayor protección en los países donde la inmunización contra la Covid-19 es escasa.