Atención domiciliaria: más tecnología y menos fragmentación

Presentación del Proyecto HomeCare

La transformación digital es una de las piezas clave en el futuro de la atención sociosanitaria
La transformación digital es una de las piezas clave en el futuro de la atención sociosanitaria FOTO: Dreamstime Dreamstime

El envejecimiento creciente de la población y el incremento del número de pacientes crónicos y pluripatológicos que aspiran a disfrutar de una buena calidad de vida, hacen fundamental una revisión y adaptación del actual modelo de prestación sanitaria con el fin de dar respuesta a las necesidades de este tipo de personas con necesidades complejas.

Con esta premisa como punto de partida, las fundaciones Tecnología y Salud y Edad & Vida se han unido para poner en marcha el Proyecto HomeCare, y han elaborado un informe denominado «Modelo de futuro: tecnología domiciliaria para el apoyo de la atención social y sanitaria», cuyo objetivo es poner de manifiesto la importancia de la atención domiciliaria y plantear soluciones que mejoren el acceso y conocimiento acerca de las tecnologías sanitarias vinculadas a este ámbito.

A través de este proyecto, ambas fundaciones pretenden sensibilizar a los agentes sanitarios y sociales y a la población en general sobre la importancia de la tecnología sanitaria en el ámbito domiciliario y, tras analizar la situación actual de la atención domiciliaria en nuestro país, el informe realiza unas recomendaciones para la evolución y mejora del modelo actual de prestación.

Así ve necesaria una mayor coordinación entre los ámbitos social y sanitario. «Los servicios sanitarios a domicilio en estos momentos sufren una fragmentación excesiva y, para evitarla, se apuesta por estructuras de gobernanza compartida donde participen representantes del ámbito social y el sanitario, para tratar de generar una visión y estrategia comunes y compartidas en el abordaje de las necesidades de la población», señaló Raúl Vaca coordinador del informe de la Fundación Edad y Vida durante su presentación. En este punto, el trabajo propone la realización de un mapa de recursos.

Transformación digital

La transformación digital es otra de las piezas clave en el futuro de la atención domiciliaria. Tal como se ha puesto de manifiesto durante la pandemia, las soluciones digitales pueden ser una ayuda fundamental en la asistencia a las personas mayores o con enfermedades crónicas.

En este entorno, según se apunta en el informe, el uso y tratamiento de los datos de los ciudadanos es un reto al que hay que dar respuesta, así como el desarrollo de infraestructuras suficientes y sistemas compartidos e interoperables con cuadros de mando integrales y la necesidad de formación en tecnologías, tanto de los pacientes como de los profesionales.

Compartir la información generada es otro de los desafíos que plantea la digitalización de la Sanidad, en el que tienen que implicarse los diferentes agentes sanitarios y administraciones sea cual sea su nivel. Del mismo modo, facilitar la incorporación de tecnologías digitales emergentes es otra de las necesidades a las que dar respuesta para un modelo de atención a domicilio que sea eficiente.

Y es que, como aseguró Fernando Bandrés, presidente de la Fundación Tecnología y Salud, «los ciudadanos, de manera mayoritaria prefieren vivir en sus domicilios el máximo tiempo posible y ser tratados en él y para ello es imprescindible el papel de las tecnologías sanitarias como modulador entre las necesidades y preferencias de las personas y los recursos del sistema».