Sociedad

Ibuprofeno o paracetamol, ¿cuándo hay que tomar cada uno?

Cuando sufrimos los efectos de un catarro, la mayoría de las veces, no sabemos que tipo de medicación es más efectiva y, aunque solemos utilizarlos indistintamente, cada uno tiene sus propias indicaciones y sus riesgos

En la mayoría de ocasiones, cuando nos duele la cabeza, estamos acatarrados o tenemos un poco de fiebre, no sabemos qué medicamento tomar. Aunque las opciones son ampliamente conocidas, o ibuprofeno o paracetamol, ambos medicamentos cuentan con diferentes indicaciones e interacciones y provocan distintos efectos secundarios. Por ello, conocer qué son y para qué se utilizan, nos puede ayudar a optar por el más efectivo en cada situación haciendo que mejoremos más rápido y evitemos problemas mayores.

Mientras que el ibuprofeno pertenece al grupo de los antiinflamatorios no esteroideos (AINE), indicados para aquellas circunstancias donde el dolor intenso tiene su origen en inflamaciones o lesiones corporales. El paracetamol forma parte de los medicamentos analgésicos y antipiréticos. Estos, según los expertos, están indicados en caso de dolor de cabeza leve o intenso, además de cualquier otra afección que no tenga un origen inflamatorio.

Ibuprofeno

El ibuprofeno fue desarrollado por la división de investigación de “Boots Group” durante los años 60. Su descubrimiento fue obra del español Antonio Ribera Blancafort, quien logró diseñar la estructura química de la molécula.

Molécula Ibuprofeno
Molécula Ibuprofeno FOTO: La Razón (Custom Credit)

Este medicamento es utilizado para combatir la migraña, la fiebre y para el alivio sintomático de patologías que cursan con inflamación, como la artritis, espondilitis anquilosante y la inflamación no reumática, así como el alivio del dolor menstrual. Por otro lado, el uso de ibuprofeno se desaconseja en pacientes con úlcera gástrica, insuficiencia renal o hepática grave, así como aquellos que estén tomando antihipertensivos. Los principales riesgos del paracetamol, sobre todo en altas dosis, se producen en el hígado, por lo que su uso no sería recomendable en una insuficiencia hepática.

De acuerdo al Informe Anual del Sistema Nacional de Salud 2018 de “Prestación farmacéutica”, en 2017 se comercializaron más de 14 millones de envases de ibuprofeno en España. Se trata, por tanto, del décimo medicamento más vendido en nuestro país ese año.

Paracetamol

Molécula Paracetamol
Molécula Paracetamol FOTO: La Razón (Custom Credit)

El paracetamol ocupa el segundo lugar en la lista de principios activos más vendidos en nuestro país en 2017, solo por detrás del omeprazol. Su facturación fue de 38 millones de envases en las farmacias españolas, según el Informe Anual del Sistema Nacional de Salud 2018 de “Prestación farmacéutica”. Fue puesto a la venta en los Estados Unidos en 1955 bajo el nombre comercial “Tylenol”. En 1956, se pusieron a la venta en el Reino Unido bajo el nombre de “Panadol”, producido por “Frederick Stearns & Co”. Al principio “Panadol” estuvo disponible únicamente con receta médica, para el alivio del dolor y la fiebre, y fue anunciado como inocuo para el estómago, debido a que otros analgésicos de la época contenían ácido acetilsalicílico, un irritante conocido del estómago, pero ya en abril del 2009 la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. obliga a los fabricantes a informar que el paracetamol, cuando se administra en dosis muy altas o junto con bebidas alcohólicas, puede ser altamente tóxico y potencialmente mortal, en virtud de los daños que puede causar al hígado. Ahora bien, para que esto sucediera, deberíamos ingerir altas cantidades de este fármaco. Asimismo, las personas que deberían tener más cuidado son las que padecen algún problema con dicho órgano. Aunque no posea poder antiinflamatorio como el ibuprofeno, el paracetamol es idóneo para tratar el dolor leve o moderado y la fiebre al mismo tiempo, como en el caso de la gripe, o para dolencias leves comunes como las cefaleas, la lumbalgia, el dolor de muelas o de huesos.

Para finalizar, tanto el ibuprofeno como el paracetamol se consideran medicamentos seguros si se usan en las dosis y los periodos de tiempo recomendados. A la hora de decantarnos por uno u otro, una de las claves puede ser la inflamación y la intensidad del dolor. En el supuesto de que exista y el dolor sea intenso, puede ser preferible tomar ibuprofeno. En caso contrario, el paracetamol podría ser el más adecuado.