¿Funcionan de verdad los quemagrasas? La ciencia responde a la eterna pregunta

Muchas personas recurren a este suplemento que puede tener efectos positivos si se utiliza de forma correcta

Quemagrasas
Quemagrasas FOTO: Jesús Herranz (custom credit)

Perder peso sin esfuerzo. Estar en forma sin hacer ejercicio o llevar una alimentación saludable es uno de los mayores sueños para los humanos. Por este motivo, muchos buscan pequeños trucos que les ayuden a realizar las mínimas penalidades pero con un objetivo claro.

La ciencia ha conseguido demostrar en los últimos años que parecen existir tres factores que son esenciales para la vida saludable. La buena alimentación, el deporte y un sueño de calidad son los aliados perfectos para conseguir llevar un estilo de vida perfecto.

Llegados a este punto, muchos no pueden cumplir a rajatabla estos tres pilares y ven lastrados sus objetivos. El trabajo y el estrés derivado de este puede ser un enemigo muy poderoso para conseguir llevar una vida saludable. Este se asocia directamente a trastornos del sueño o problemas con la comida que dificultan la vida en general.

Ganar músculo y perder grasa es uno de los principales objetivos de todos los deportistas. Incluso del usuario medio de un gimnasio esto se convierte en primordial. Para ello hacen falta horas de dedicación y algún que otro sacrificio aunque en los últimos años se ha empezado a popularizar unos suplementos que dicen vender este éxito.

Los quemagrasas

Populares desde finales del siglo pasado, estos suplementos buscan ayudar a la oxidación de la grasa corporal. Algunos, incluso, afirman que sus efectos son inmediatos y no causan ningún perjuicio para la salud de los usuarios.

Aunque durante muchos años algunos han defendido a ultranza este tipo de suplementos, otros tantos simplemente lo atacaban como un mito. Ahora, tras años de estudios y análisis la ciencia parece haber encontrado una respuesta.

Muchas cosas en la vida no suelen ser ni blanco ni negro. Esto precisamente ocurre con los quemagrasas que son un gris en toda regla a la hora de conseguir los objetivos pretendidos.

Llegados a este punto si cabe destacar que algo en lo que la ciencia cuenta con un consenso completo es que para perder grasa es necesario tener un déficit calórico. Es decir, para que nuestro cuerpo oxide la grasa deberemos ingerir menos a lo gastado a lo largo del día. Otra estrategia es comer lo mismo pero aumentar el gasto mediante deporte, algo que muchos especialistas recomiendan.

En este sentido parece que los quemagrasas si tienen alguna relación. Si estos están bien formulados pueden llegar a ser un gran aliado contra la perdida de la grasa corporal según la ciencia, aunque siempre deberá existir el mencionado déficit.

Para que estos sean efectivos deberán contar con dosis efectivas de cafeína que aumenta el gasto calórico y la termogénesis del cuerpo facilitando la oxidación de grasa durante el ejercicio. Además, otro componente es la P-sinefrina.

Esta es una sustancia que estructura química que aumenta el efecto de lipólisis y termogénesis.Estas actual también sobre la pérdida de grasa siendo segura para el organismo. Otros como el extracto de té verde o el ECGC también han obtenido resultados interesantes en el objetivo.

Aun así, los especialistas recomiendan acudir a estos suplementos cuando el cuerpo se estanca o si se baja la carga deportiva ya que esta es más recomendable por sus beneficios. Así las cosas, la ciencia parece tener claro que estos suplementos funcionan si se utilizan de forma correcta y como una ayuda no la base principal.