Sociedad

La intoxicación por cannabis en niños pequeños aumentó nueve veces después de su legalización en Canadá

Es el mayor aumento observado desde la legalización del consumo de productos comestibles elaborados con cannabis

Pantallazo de una tienda online canadiense de productos CBD
Pantallazo de una tienda online canadiense de productos CBD FOTO: archivo

Ontario registró nueve veces más visitas al departamento de emergencias (DE) por mes por intoxicación por cannabis en niños pequeños menores de 10 años después de que Canadá legalizara el cannabis recreativo, según un estudio publicado en “JAMA Network Open”.

“Vimos visitas al servicio de urgencias más frecuentes y graves debido a la intoxicación por cannabis en niños menores de 10 años después de la legalización del cannabis, y la legalización de los productos comestibles de cannabis parece ser un factor clave”, dijo el autor principal, el Dr. Daniel Myran, médico de familia especialista en Salud Pública y Medicina preventiva, y becario postdoctoral en el Hospital de Ottawa y el Departamento de Medicina Familiar de la Universidad de Ottawa.

El uso recreativo de la marihuana se legalizó en Canadá el 17 de octubre de 2018. Aproximadamente un año y dos meses después el Gobierno canadiense aprobó el consumo de productos comestibles elaborados con cannabis.

El equipo de investigación examinó todas las visitas a los servicios de urgencias en Ontario durante tres períodos: antes de que se legalizara el cannabis, desde de que los productos y aceites de cannabis se legalizaran y después de que los comestibles comerciales de cannabis (gominolas y chocolates, por ejemplo) se legalizaran y estuvieran disponibles para la venta a finales de enero de 2020.

Durante todo el período de estudio (enero de 2016 a marzo de 2021), hubo 522 visitas al servicio de urgencias por intoxicación por cannabis en niños menores de 10 años. La edad promedio de estos niños fue de tres años y nueve meses.

Si bien no hubo muertes, 171 (32,7%) visitas requirieron hospitalización y 19 (3,6%) ingreso en la unidad de cuidados intensivos (UCI). Las visitas al servicio de urgencias por intoxicación por cannabis aumentaron más después de que se legalizaron los comestibles comerciales, y más de estas visitas requirieron hospitalización en comparación con los otros dos períodos (39% en comparación con 25%).

En concreto, antes de la legalización, entre enero de 2016 y septiembre de 2018, registraron 81 visitas a urgencias por este motivo (2,5 visitas de media al mes).

Tras legalizarse la venta de la flor, la semilla y el aceite de cannabis, entre octubre de 2018 y enero de 2020, se observaron 124 visitas al servicio de urgencias, es decir, 7,8 al mes de media. O lo que es lo mismo, las visitas mensuales a urgencias aumentaron tres ves de promedio respecto al periodo prelagalización.

Y desde que se legalizaron los comestibles (febrero de 2020 hasta marzo de 2021) se registraron 317 visitas a urgencias: 22,6 al mes de media. Es decir, nueve veces más que antes de su legalización.

Los investigadores descubrieron que mientras que las visitas al servicio de urgencias por intoxicaciones pediátricas de cualquier tipo disminuyeron en Ontario durante la pandemia, las visitas por intoxicación por cannabis aumentaron durante este tiempo.

Después de que los comestibles comerciales estuvieran disponibles, casi el 10% de todas las visitas al servicio de urgencias por intoxicaciones en niños en Ontario estaban relacionadas con el cannabis.

“El enfoque de Canadá para la legalización tenía como objetivo prevenir el aumento de las intoxicaciones por cannabis en niños a través de políticas que limitan la potencia de los comestibles de cannabis, que requieren envases a prueba de niños y educación para padres y cuidadores”, dijo el Dr. Myran. “Desafortunadamente, las tasas que vimos en nuestro estudio sugieren que el enfoque no ha cumplido ese objetivo”.

“A medida que más lugares en el mundo están considerando legalizar el cannabis recreativo, necesitamos aprender cómo proteger mejor a los niños del envenenamiento por cannabis”, dijo el Dr. Myran. “Más educación es un comienzo, pero es posible que debamos considerar otras medidas para reducir los comestibles de cannabis que atraen a los niños pequeños, como límites mucho más estrictos sobre el aspecto y el sabor”.

Y es que aunque en las web pregunten si uno es mayor de edad, lo cierto es que una vez comprado, si este producto no se guarda debidamente en casa es fácil que un menor pueda confundir unos ositos, unos gusanos o unos aros de melocotón... de cáñamo con CBD para ayudarte a dormir por ejemplo con las gominolas de azúcar al ser idénticas visualmente, salvo el envoltorio.