Internacional

Cerco al hámster en China por un contagio masivo

Hong Kong sacrificará 2.000 de estos roedores para evitar la transmisión del coronavirus de animal a humano

Las autoridades hongkonesas han detectado 11 roedores contagiados
Las autoridades hongkonesas han detectado 11 roedores contagiados FOTO: TYRONE SIU REUTERS

Hong Kong ha exigido a las tiendas de mascotas y a sus propietarios que entreguen de inmediato cerca de 2.000 hámster para su sacrificio después de que 11 roedores dieran positivo de Sars-Cov-2 en una tienda de animales donde trabajaba un empleado infectado por el nuevo coronavirus. Mientras, el centro financiero y la China continental luchan por mantener una estrategia de Covid cero tratando de sofocar todo brote a nivel local y manteniendo estrictos controles fronterizos con el exterior. Las autoridades locales anunciaron el martes que se habían detectado rastros del virus en 11 hámster de los 178 que se analizaron en una tienda de animales llamada Little Boss y su almacén asociado, en el céntrico barrio de Causeway Bay

Mientras tanto, se está llevando a cabo una investigación a raíz del primer diagnóstico de la variante Delta no rastreable en la ciudad en más de tres meses, detectado en un empleado de la tienda. También se confirmó que dos empleados más del local padecían la enfermedad, entre ellos uno que limpiaba las jaulas de los animales y manipulaba los roedores.

Los expertos sanitarios de la ciudad descubrieron que dos grupos de estas mascotas, procedentes de los Países Bajos y llegados a Hong Kong el 22 de diciembre y el 7 de enero, representaban un «alto riesgo» de ser portadores del virus. Los mamíferos serán entregados por sus propietarios y serán sacrificados de «forma humanitaria» para así «cortar la cadena de transmisión de animales a humanos», aseguraron los responsables sanitarios.

«Las pruebas muestran que están infectados. Es imposible ponerlos en cuarentena y observar a cada uno de ellos y su periodo de incubación podría ser largo», aseguró Leung Siu-fai, director del Departamento de Agricultura, Pesca y Conservación. Según Leung, hay 34 tiendas de animales en la ex colonia británica que venden esta especie y todos ellos deben ser aniquilados. Se calcula que hay que eliminar unos 2.000 pequeños mamíferos, entre ratones , chinchillas y conejos. Como medida de precaución, los clientes que los compraron a partir del 22 de diciembre serán sometidos a pruebas obligatorias y tienen terminantemente prohibido ponerse en contacto con otras personas hasta que sus pruebas den negativo. Si sus animales resultaran positivos, serán sometidos a una estricta cuarentena.

La secretaria de Sanidad, Sophia Chan, admitió que no hay pruebas de que los animales domésticos puedan transmitir la enfermedad a los humanos, pero que las autoridades estaban actuando por precaución. «Hemos evaluado que los riesgos de estos lotes son relativamente altos y, por tanto, hemos tomado la decisión basándonos en las necesidades de salud pública», aseguró el director de agricultura, pesca y conservación, el Dr. Leung Siu-fai. «Instamos a todos los propietarios de animales de compañía a que observen una higiene estricta al manipular sus mascotas y jaulas. No los besen ni los abandonen en la calle».