¿Cuántos embriones es aconsejable transferir en una FIV?

La decisión sobre el estadio y el número de los embriones, resultantes de la fecundación in vitro —FIV —, transferidos al útero de la paciente es un factor muy importante para el éxito de este tratamiento: conseguir un embarazo.

La elección debe basarse en cada caso personal y en la decisión de la paciente
La elección debe basarse en cada caso personal y en la decisión de la paciente FOTO: Banco de imágenes

Actualmente el número de embriones transferidos oscila entre tres —normalmente transferidos dos o tres días después de la FIV — y uno solo — en este caso se suele transferir cinco días después de la FIV, tras realizarle a los embriones un diagnóstico genético preimplantacional— . Dado que esta decisión depende muchas veces, según algunos profesionales de la medicina reproductiva, de la costumbre de cada clínica, más bien que del análisis profundo y personalizado de cada caso, se siguen produciendo muchos errores.

Cierto es, que la desventaja de la transferencia de dos o tres embriones a la vez, es un gran riesgo de un embarazo múltiple. Por ello, y con este argumento se impuso en la reproducción asistida la idea de la transferencia de un solo embrión — SET, del inglés “single embryo transfer”— . Sin embargo, está demostrado que esta estrategia disminuye la probabilidad de embarazo, porque muchos embriones, aún viables tres días después de la FIV, no siguen creciendo hasta el quinto día. Ante este dilema: ¿Cuántos embriones es aconsejable transferir en una FIV?

Dos artículos recientemente publicados tratan de esta cuestión. Uno propone transferir simultáneamente dos o tres embriones en la mayoría de las pacientes, mientras que el otro se inclina hacía la transferencia de un solo embrión, pero siete días en lugar de solo cinco después de la FIV. Las conclusiones del primer artículo, publicado por investigadores estadounidenses, austriacos e israelíes en la revista Reproductive Biomedicine Online, están fundadas en un análisis de resultados publicados por varios autores durante los últimos 23 años y demuestran claramente que la transferencia simultánea de más de un embrión está justificada en la mayoría de las pacientes.

En el segundo artículo, publicado por investigadores estadounidenses, los autores recomiendan para los casos de transferencia de un solo embrión, mantener los embriones en el cultivo hasta el día siete, ya que la mayoría de los embriones que parecen anormales en el día cinco tras el diagnóstico genético preimplantacional, se autorreparan espontáneamente durante los dos días siguientes.

Ante las respuestas contradictorias a esta importante cuestión, hemos consultado la opinión de dos especialistas basada en su experiencia y propias investigaciones, el doctor Jan Tesarik y la doctora Raquel Mendoza Tesarik, ambos directores de la clínica MARGen.

La elección entre las dos opciones, la transferencia de varios embriones o de un solo embrión, se tiene que hacer según las características particulares, incluyendo la edad de la mujer y su reserva ovárica, la calidad de los espermatozoides de su pareja, el número y la calidad morfológica de los óvulos fecundados, sin olvidar la preferencia subjetiva de la pareja. Por ejemplo, más embriones se tendrían que transferir cuando el número de los óvulos fecundados es bajo o hay problemas de la calidad de espermatozoides. Por otro lado, en parejas jóvenes y con números elevados de los óvulos fecundados la transferencia de un solo embrión no sería una mala decisión. Entre otros motivos, porque la mayoría de embriones obtenidos en estos casos no presentan anomalías, por lo que con un solo embrión ya hay un alto porcentaje éxito de embarazo.

Lo que no hay que olvidar, enfatizan, es que “una explicación exhaustiva y completa de las ventajas y desventajas de ambas estrategias es crucial para facilitar a cada pareja de participar a la decisión final tomando en cuenta sus propias preferencias”.