Estos son los principales efectos secundarios del ibuprofeno

El ibuprofeno esta indicado para aquellas circunstancias donde el dolor intenso tiene su origen en inflamaciones o lesiones corporales, no obstante su ingesta puede producir una serie de fenómenos adversos para la salud

De acuerdo al Informe Anual del Sistema Nacional de Salud 2018 de “Prestación farmacéutica”, en 2017 se comercializaron más de 14 millones de envases de ibuprofeno en España. Se trata, por tanto, del décimo medicamento más vendido en nuestro país ese año. El ibuprofeno pertenece al grupo de los antiinflamatorios no esteroideos (AINE), indicados para aquellas circunstancias donde el dolor intenso tiene su origen en inflamaciones o lesiones corporales.

El ibuprofeno fue desarrollado por la división de investigación de “Boots Group” durante los años 60. Su descubrimiento fue obra del español Antonio Ribera Blancafort, quien logró diseñar la estructura química de la molécula.

¿Para qué se utiliza?

Ibuprofeno
Ibuprofeno FOTO: Dreamstime Dreamstime

Este medicamento es utilizado para combatir la migraña, la fiebre y para el alivio sintomático de patologías que cursan con inflamación, como la artritis, espondilitis anquilosante y la inflamación no reumática, así como el alivio del dolor menstrual. Por otro lado, el uso de ibuprofeno se desaconseja en pacientes con úlcera gástrica, insuficiencia renal o hepática grave, así como aquellos que estén tomando antihipertensivos. Los principales riesgos del paracetamol, sobre todo en altas dosis, se producen en el hígado, por lo que su uso no sería recomendable en una insuficiencia hepática.

¿Cuáles son sus efectos secundarios?

Mujer sufriendo náuseas
Mujer sufriendo náuseas FOTO: La Razón La Razón

El consumo de ibuprofeno puede causar malestar estomacal, náuseas, vómitos, dolor de cabeza, diarrea, estreñimiento, mareos o somnolencia. Si cualquiera de estos efectos persiste o empeora, informe de inmediato a su médico o farmacéutico. Si su médico le ha recetado este medicamento, recuerde que su médico ha determinado que el beneficio es mayor que el riesgo de sufrir los efectos secundarios, aunque la mayor parte de las personas que usan este medicamento no tienen efectos secundarios graves. Uno de los principales efectos que pueden ocurrir es elevar nuestra presión arterial. Por lo que controle su presión arterial regularmente e informe a su médico si los resultados son altos.

Los principales efectos secundarios graves son: fácil aparición de moretones o sangrado, cambios en la audición (zumbidos en los oídos), cambios mentales/anímicos, rigidez en el cuello sin motivo aparente, signos de problemas renales (como cambios en el cantidad de orina), cambios en la visión, síntomas de insuficiencia cardíaca (por ejemplo, tobillos/pies hinchados, cansancio inusual, aumento de peso repentino). En raras ocasiones, este medicamento puede causar una enfermedad hepática grave, potencialmente mortal. Por lo que busque atención médica de inmediato si presenta cualquier síntoma de daño hepático, que incluye: orina oscura, náuseas/vómitos/pérdida de apetito persistentes, dolor estomacal/abdominal, ojos/piel amarillentos.

Una reacción alérgica muy grave a este medicamento es rara. Sin embargo, busque atención médica de inmediato si nota cualquiera de los siguientes síntomas: fiebre, ganglios linfáticos inflamados, erupción cutánea, picazón/inflamación (especialmente en la cara/lengua/garganta), mareos intensos, dificultad para respirar.

Por último, debemos tener en cuenta que esta no es una lista completa de los posibles efectos secundarios. Así que si nota otros efectos que no han sido mencionados anteriormente, comuníquese con su médico o farmacéutico.