Sociedad

«Hasta el 5% de los pacientes que precisan radio se beneficiará de la protonterapia»

El doctor Raúl Matute, jefe de Oncología Radioterápica del Centro de Protonterapia Quirónsalud explica que los tumores de esófago, pulmón, hígado... se tratarán en un futuro con esta técnica

Raúl Matute
Raúl Matute FOTO: LUIS DOMINGO Luis Domingo

Gracias a su gran precisión, la terapia con protones es un tratamiento eficaz sobre el tejido a irradiar y aún lo será más. Ese es el objetivo que se ha marcado el equipo del Centro de Protonterapia de Quirónsalud que el 26 de diciembre de 2019 trató al primer paciente de España con esta técnica.

1) ¿En qué se diferencian la protonterapia y la radioterapia convencional?

La evolución de la radioterapia ha ido siempre encaminada a aumentar la precisión, personalización y exactitud de los tratamientos. Las características físicas de los protones suponen un avance muy significativo en esa precisión y una reducción muy importante de la irradiación no deseable de los órganos sanos adyacentes al tumor, que es la que a la postre condiciona la mayoría de los efectos secundarios y secuelas del tratamiento.

2) ¿Para qué tipo de tumores es más idóneo el haz de protones?

Aunque las indicaciones están en fase de evolución, el primer grupo de tumores lo constituirían los que se desarrollan en la edad pediátrica, adolescentes y jóvenes. Los tejidos de los niños son inmaduros y en desarrollo, eso les hace más sensibles a los efectos adversos de la radioterapia, especialmente segundos tumores inducidos por la propia radioterapia, deterioros intelectuales y otras alteraciones neurológicas y hormonales. Esta técnica estaría también indicada en tumores de la base de cráneo como cordomas y condrosarcomas, tumores adyacentes a columna y médula espinal, oculares, avanzados de cabeza y cuello y reirradiaciones (segundos tratamientos en una región anatómica previamente irradiada).

3) ¿Qué porcentaje de pacientes son candidatos?

Aunque las indicaciones de protonterapia irán aumentando, se estima que entre el 3 y el 5% de los pacientes que precisan radioterapia se beneficiará de un tratamiento con protones en un futuro cercano.

4) Recientemente se ha celebrado el Congreso Mundial de Protonterapia (Ptcog), ¿qué avances destacaría?

Este año, además de los tratamientos de localizaciones ya clásicas y nuevos protocolos, se profundizó sobre aspectos biológicos en la programación de tratamientos, en biomarcadores, en estudios preclínicos y en el futuro de la protonterapia. Por otra parte, y aunque todavía en fase de estudio preclínico, se comienza a debatir sobre el uso de la FLASH therapy con protones, una técnica que aplicaría todo el tratamiento radioterápico en menos de un segundo, y que podría radiobiológicamente proteger aún más los tejidos sanos. Desde nuestro centro nos mantenemos informados de cualquier avance que se produzca al respecto.

5) ¿En cuántas investigaciones participan?

Nuestro centro está involucrado en varios proyectos destinados a explorar los beneficios de la protonterapia en tumores en los que no se ha utilizado de forma habitual. Tumores de esófago, mama, próstata, primarios hepáticos están empezando a ser tratados en nuestro centro para objetivar las ventajas de los protones. Asimismo, estamos evaluando la posibilidad de que algunos tumores reciban un tratamiento más corto del estándar con la consiguiente comodidad para el paciente que a menudo debe trasladarse desde su lugar de residencia para recibir el tratamiento.

6) En 2023 el congreso mundial se celebrará en Madrid. ¿Qué supone para la Oncología Radioterápica española?

Posiciona a España en el ámbito de la protonterapia a nivel mundial y nos incluye en el selecto grupo de países punteros en Oncología Radioterápica.

7) Su centro ha sido el primero en España en utilizar esta técnica. ¿Qué balance puede hacer?

En los casi tres años de actividad del centro, y teniendo en cuenta que han coincidido en gran parte con la covid, el balance no puede ser más positivo. Hemos tratado a más de 300 pacientes, siendo gran parte de ellos de gran complejidad técnica. Probablemente estos casos no habrían podido ser completados con la fiabilidad deseable con tratamientos radioterápicos más habituales. Cabe resaltar que el 50% de nuestros pacientes han sido niños y el 30%, menores de cinco o seis años, circunstancia que obliga a su sedación para todo el tratamiento, lo que contribuye a su complejidad.

8) ¿Cuántos hospitales cuentan a nivel mundial con esta tecnología? ¿Y en Europa?

Son ya más de 100 las instalaciones a nivel mundial. De ellas, unas 30 se encuentran en Europa.

9) ¿Y en España?

Hay dos centros operacionales. Nosotros desde hace tiempo estamos realizando contribuciones a la formación de especialistas que tendrán que hacerse cargo de esas nuevas instalaciones, tanto físicos como médicos. Creemos que la apertura de más centros en España supone una gran oportunidad para que a través de una colaboración coordinada de todos los centros, tanto públicos como privados, nos situemos a la cabeza mundial en la generación de conocimiento sobre esta técnica radioterápica.

10) De cara al futuro, ¿qué otros usos tendrá esta técnica?

Lo previsible es que vaya demostrando su beneficio en cada vez mayor tipo de tumores. Tumores de esófago, pulmón, hígado, urológicos, ginecológicos… se incorporarán en un futuro a las indicaciones de tratamiento con protones.