¿Por qué nos duelen los oídos en los aviones? ¿Cómo podemos evitarlo?

La mayoría de las personas hemos sufrido este intenso dolor durante algún que otro vuelo. Asimismo, los oídos de los niños son especialmente sensibles y es fácil sentirse impotente cuando vemos cómo siguen sufriendo sin que podamos hacer nada

Dolor de oído
Dolor de oído FOTO: Dreamstime Dreamstime

Independientemente de la duración del vuelo, de cuánto espacio para las piernas tengamos o si viajamos en primera clase o en clase turista, una cosa que muchos viajeros tienen en común es el dolor de oídos. Si bien la mayoría de las molestias en los oídos durante los viajes aéreos no son más que una molestia, en casos excepcionales, provocan dolor intenso y pérdida de audición, por lo que es mejor tomar precauciones antes, durante y después del vuelo.

¿Por qué nos duelen los oídos en los aviones?

La otitis, como inflamación del oído, puede ser de varios tipos y lo mejor es consultar con un especialista.
La otitis, como inflamación del oído, puede ser de varios tipos y lo mejor es consultar con un especialista. FOTO: Vicente A.Jimenez La Razón

Todo tiene que ver con la presión del aire, nuestro oído interno tiene una bolsa de aire que debe tener la misma presión que el aire que nos rodea. Si la presión externa cambia, podemos sentir el aire empujando nuestro tímpano. Durante el despegue y el aterrizaje, esta presión de aire exterior disminuye en un espacio de tiempo muy corto, lo que significa que el aire atrapado en el oído interno hará que los tímpanos se empujen hacia afuera, lo que puede provocar molestias y una sensación de “estallido”.

Consejos para aliviar el dolor de oído en un vuelo

El 60% de los españoles ha notado molestias en los oídos al subirse a un avión y, a pesar de que éste ha desaparecido por sí solo en la mayoría de los casos (54%), el 6 por ciento se ha visto obligado a acudir al médico o especialista al no cesar el dolor.
El 60% de los españoles ha notado molestias en los oídos al subirse a un avión y, a pesar de que éste ha desaparecido por sí solo en la mayoría de los casos (54%), el 6 por ciento se ha visto obligado a acudir al médico o especialista al no cesar el dolor.

Existen algunos trucos que podemos utilizar para aliviar la presión de nuestros oídos y evitar así un mal viaje, especialmente en el despegue y aterrizaje:

  • Tragar regularmente: esto ayuda a abrir la trompa de Eustaquio, que es el tubo que drena el líquido de su oído y regula la presión del aire. Chupar un dulce o mascar chicle puede ayudar en este proceso. No se limite a hacerlo mientras despega y aterriza, hacer esto durante todo el vuelo puede aliviar la presión en todo momento.
  • Beber agua: esto no solo lo ayudará a aliviar la presión, sino que, como beneficio adicional, también lo mantendrá hidratado durante todo el vuelo.
  • Bostezar: Al igual que el proceso de tragar, el bostezo ayuda a abrir la trompa de Eustaquio y a regular la presión del aire entre la nariz y las orejas.
  • Trate de mantenerse despierto: no necesita permanecer despierto durante todo el vuelo, especialmente si se encuentra en un viaje de larga distancia y necesita descansar, pero si puede estar despierto al menos durante el despegue y el aterrizaje, lo que significa que puede bostezar, tragar o beber agua para ayudar a aliviar la presión en lo que puede ser uno de los momentos más intensos de un vuelo cuando se trata de molestias en los oídos.
  • Piense dónde se va a sentar: si tiene oídos sensibles, intente reservar asientos más cerca de la parte delantera del avión donde el ruido del motor no sea tan fuerte. Eso no significa que deba ir en primera clase, cualquier lugar por delante de las alas del avión sirve.
  • Consejos para niños: los oídos de los niños son sensibles y es fácil sentirse impotente cuando vemos cómo siguen sufriendo sin que podamos hacer nada, afortunadamente, hay un truco fácil que podría aliviar la presión al instante. La asistente de vuelo de Etihad Airways, Denya Glover, explicó a la revista de turismo de lujo “Condé Nast Traveler” que: “Al despegar, muchos niños experimentan dolor de oído debido al aumento de la presión del aire. La mayoría de los padres piensan que los tapones para los oídos resolverán el problema, pero recomiendo algo más. Pídale a la azafata un poco de agua tibia (ni demasiado caliente ni demasiado fría), un pañuelo desechable y una taza. Humedezca el pañuelo y luego aplíquelo sobre la oreja, el vapor aliviará la presión y calmará el dolor del niño”.
  • Descongestionante nasal: usar este tipo de productos puede ayudar a abrir los senos paranasales y aliviar el dolor.
  • Maniobra de Valsalva: esta técnica consiste en tomar aire, tapar la nariz, cerrar la boca y soplar aumentando la presión en la faringe, lo que ayuda a aliviar el dolor de oído.