Tecnología al servicio asistencial del farmacéutico

La farmacia es una potente red de colaboración gracias a herramientas como LUDA Partners, que facilita la relación entre boticas ante problemas de suministro

La plataforma LUDA permite solucionar una necesidad urgente de cualquier producto que se dispensa en farmacias
La plataforma LUDA permite solucionar una necesidad urgente de cualquier producto que se dispensa en farmacias FOTO: Gonzalo Pérez Mata La Razón

Están siempre ahí, próximos y disponibles. Tan cerca que se convierten en una pieza imprescindible en el puzle de la vida de un barrio o municipio. Y da igual que esa pieza encaje en el entramado cosmopolita de una gran ciudad o en una pedanía rural, pues la labor del farmacéutico siempre es la misma: dar la mejor asistencia al paciente. Sin embargo, esa asistencia puede multiplicar su capacidad si se sabe aprovechar el potencial que supone la red de farmacias desplegadas por la geografía nacional, logrando una capilaridad de recursos de primera magnitud gracias al empleo de nuevas tecnologías, tal y como propone LUDA Partners, red neuronal que facilita la comunicación entre farmacias para localizar medicamentos con problemas de suministro o productos de farmacia que se necesitan de manera urgente e, incluso, inmediata.

Ante este reto asistencial, hoy se celebra el Día Mundial del Farmacéutico bajo el lema de «La farmacia, unida por un mundo más saludable». Y es que, como en otras muchas facetas, en la unidad está gran parte del éxito, tal y como ha demostrado la Farmacia en los peores momentos de la pandemia. Los farmacéuticos han evidenciado que su vocación de servicio al paciente está por encima de todo. «Aunque muchos agentes del sector, Administración incluida, desconoce esta labor asistencial, existe ya multitud de bibliografía que pone negro sobre blanco el ahorro directo e indirecto que supone esta actividad, además del beneficio en calidad de vida para los pacientes. Servicios Profesionales Farmacéuticos Asistenciales (SPFA) como la indicación farmacéutica, el seguimiento farmacoterapéutico, la Revisión del Uso de los Medicamentos, la Conciliación de la medicación o la aparición y desarrollo de la red de farmacias centinela son solo algunos de los ejemplos que afianzan esta labor asistencial que hace que el ciudadano se beneficie de servicios que maximizan la efectividad y la eficiencia del sistema sanitario español, que redunda en una mayor y mejor calidad de vida de los pacientes», argumenta Luis Martín Lázaro, cofundador de LUDA Partners.

La faceta asistencial va de la mano de otra característica que la hace única, y es la función colaborativa que pueden llegar a realizar entre sí las más de 22.000 boticas de nuestro país, lo que implica poner en marcha un robusto engranaje que en muchas ocasiones se ha caracterizado por su solidaridad. «Los farmacéuticos ejercen una labor silente y asumen una presión por parte de las administraciones que los controlan y regulan», recuerda Martín Lázaro.

Conscientes de esa filosofía solidaria y cooperativa que vertebra y descongestiona el sistema sanitario español, LUDA Partners ha lanzado la iniciativa «Farmacias Solidarias LUDA», que tiene como objetivo reconocer la labor asistencial que las farmacias españolas realizan con sus pacientes, ayudando a las primeras a localizar medicamentos que cuentan con problemas de suministro u otros productos que un ciudadano necesita de manera inmediata y no puede esperar a que se lo encarguen, lo que se traduce en la mejora de la adherencia a sus tratamientos (recordemos que la pérdida de adherencia y el propio desabastecimiento son dos de los problemas más frecuentes relacionados con la medicación). En esta acción solidaria, y totalmente gratuita, participan todas las farmacias adheridas a la red digital de LUDA Partners. Así, hasta el próximo 16 de noviembre, se contabilizará el número total de pacientes ayudados entre todas las farmacias participantes a través de la herramienta de LUDA, que donará un euro a la Fundación Aladina por cada paciente ayudado.

Al rescate de esta situación llega la tecnología, la herramienta más eficaz para mejorar la labor farmacéutica de una manera sencilla y ágil. «Es frustrante para cualquier profesional cuando un problema relacionado con la medicación como el desabastecimiento lleva a otro problema como la pérdida de adherencia, pudiéndose evitar o amortiguar el primero si trabajan en red. Esto es un buen ejemplo para entender por qué es tan valorada y necesaria la red LUDA, de la que cualquier farmacia, grande o pequeña, con muchos o con ningún empleado, puede formar parte», asegura Martín Lázaro.

Y junto a esa mejora asistencial, la digitalización de las farmacias también lleva consigo la mejora de la productividad, ya que, tal y como insiste Martín Lázaro, «permanentemente están velando por ser viables o rentables, pues están sometidas a mucha presión. Una vía de realización profesional, pero también de retorno económico, es la venta de parafarmacia online. Antes se les exigía un desembolso inicial para desarrollar una web con la que después tenían que competir con agentes mucho más grandes. Ahora, pueden estar en ese canal e interaccionar con un tipo de cliente que no busca precio, sino servicio, y ahí las farmacias son simplemente imbatibles».

Sin duda, el futuro tecnológico ya no es una cuestión de ciencia ficción, sino que se trata de una realidad muy presente a través de conceptos como la IA, Blockchain, API, etc., herramientas que hacen que el día a día del farmacéutico sea más fácil. «En este sentido, soluciones como la de LUDA Partners, que permite de forma gratuita al farmacéutico localizar en la farmacia más cercana lo que necesita su paciente, consigue hacer más eficiente lo que hasta ahora solo se podía hacer con un teléfono. La tecnología ha venido para quedarse, es algo que demandan los pacientes y la administración y organismos reguladores se han hecho eco de ello», concluye Martín Lázaro.