El futuro va más rápido de lo que creemos, el de las farmacias también

"los ciudadanos reclaman un mayor protagonismo de las farmacias y de sus profesionales"
"los ciudadanos reclaman un mayor protagonismo de las farmacias y de sus profesionales" FOTO: Gonzalo Pérez Mata La Razón

El futuro va más rápido de los que creemos y el de las farmacias también. La prueba es la capacidad de adaptación que mostraron durante la pandemia para seguir prestando un servicio ciudadano esencial.

En el marco de las investigaciones que estamos llevando a cabo en el escenario de la pandemia, desde GAD3 hemos tenido la oportunidad de conocer qué opinan los ciudadanos sobre el papel que han jugado los farmacéuticos durante la misma y cuál debe ser su labor en el futuro. El estudio, con una muestra representativa de la población española, 2.200 entrevistas complementadas con cuatro grupos de discusión, nos ha permitido disponer de un diagnóstico muy preciso.

Así, ocho de cada 10 españoles están acudiendo cada mes a su farmacia y la inmensa mayoría tienen una farmacia cerca, vivan en grandes ciudades o pequeños pueblos. Además, reconocen que la pandemia ha reforzado el papel asistencial de los farmacéuticos. Al mismo tiempo hay una demanda de la sociedad de que muchos de los servicios sanitarios que necesitan los pueden ofrecer los farmacéuticos, algunos de los cuales han prestado durante la pandemia con excelentes resultados.

En este sentido, una gran mayoría de españoles, el 80%, reclama más servicios asistenciales desde las farmacias y nueve de cada 10 consideran necesaria una mayor integración en la atención primaria. Además, el 88% valora positivamente la colaboración de la farmacia durante la pandemia, un 75% considera que ha sido un agente sanitario clave en la detección de la covid y ha ayudado a descongestionar la atención primaria.

La sociedad está cambiando y va a requerir cada vez más recursos sanitarios. En este contexto, los ciudadanos reclaman un mayor protagonismo de las farmacias y de sus profesionales, que conforman un eslabón asistencial que ha vuelto a confirmar en esta pandemia que es eficiente y de confianza, y que de cara al futuro seguirá siendo determinante, más aún si cabe, su valor.