Sociedad

Eduardo Pastor: «La farmacia y su distribución son aliados para reflotar la Primaria»

Entrevista a Eduardo Pastor, presidente de Cofares

Eduardo Pastor, presidente de Cofares
Eduardo Pastor, presidente de Cofares FOTO: David Jar La Razon

Afable, sencillo y cercano en las distancias cortas, Eduardo Pastor se define como una persona optimista y muy curiosa, dispuesta a probar y aprender de cualquier cosa, desde el bricolaje hasta la pintura, pasando por la música clásica, una de sus grandes pasiones de la que disfrutó ayer durante la celebración del XXVII Concierto Benéfico de Navidad en el Teatro Real de Madrid, impulsado por la Fundación Cofares, entidad que también preside.

¿De dónde le viene a usted su vocación farmacéutica?

Soy hijo y sobrino de farmacéuticos. Crecí en una botica, por lo que desde pequeño tuve claro que mi camino iría por ahí.

Desde 2005 está vinculado a la distribución de la mano de Cofares. ¿Por qué cruzó a ese otro lado tan invisible?

Pues es algo que nunca me planteé, pero comprobé que resulta esencial. La distribución farmacéutica es muy eficaz y así lo ha demostrado en los peores momentos de la pandemia. Cofares trabaja con absoluta precisión para garantizar la media de 2,5 entregas diarias a la farmacia.

Desde hace cuatro años preside la cooperativa y el último mandato lo alcanzó con un respaldo absoluto. ¿Entraba en sus planes llegar tan alto?

Nunca he tenido afán de poder, pero estoy muy orgulloso de lo conseguido, gracias a un excelente equipo. Es una grandísima responsabilidad, pero haber conocido Cofares desde dentro me permite tener una visión integral y trabajar por alcanzar nuevos retos.

En lo personal, ¿qué es lo mejor y lo peor?

Mi implicación es absoluta, por mi forma de ser, y eso supone la dedicación mañana, tarde y noche, con lo que conlleva de renuncia para ti y para tu familia. Pero no va conmigo eso de sentarme en un despacho sin más. Si estoy aquí es para intentar ayudar a mis compañeros y que la sociedad obtenga un mejor servicio asistencial. Lo peor, quizá, sea la soledad del líder, porque, aunque recibes muchas opiniones, la última decisión siempre es tuya, y esa responsabilidad pesa mucho.

Tal y como está de agitada la Sanidad en España, ¿se confirma que la farmacia es el primer centro de atención primaria?

Yo diría que se sigue confirmando, como hicimos en pandemia, que la farmacia y su distribución son aliados para reflotar esa atención primaria. Somos profesionales sanitarios y tenemos la formación para hacer muchas más cosas desde la botica de las que se nos dejan. Con los test de autodiagnóstico lo demostramos y basta mirar a otros países de Europa para darse cuenta de que en España se infravalora la capacidad sanitaria del farmacéutico. Eso ahorraría mucho dinero a la Administración y reduciría la espera al paciente, que es el fin último de todos.

Cada vez se habla más de desabastecimiento. ¿Qué es lo que ocurre?

Yo hablaría más bien de escasez. Es algo coyuntural que siempre ha existido, aunque es un problema que no puede negarse. Parte del origen está en el precio tan barato que tienen los medicamentos en España, incluso por debajo de los costes de fabricación.

¿Tienen miedo de que las grandes compañías de logística entren en su terreno?

La custodia y dispensación del medicamento están salvaguardadas por la Ley, que encomienda estas tareas exclusivamente a la farmacia y la distribución farmacéutica. No podría ser de otra manera. Otra división bien diferente es el mercado de lo que coloquialmente llamamos parafarmacia. Ahí competimos con otros agentes. El mercado es amplio pero solo a través de la botica encontraremos la atención sanitaria rigurosa.

¿Qué retos quedan por alcanzar?

El objetivo es disponer de un almacén de distribución farmacéutica a menos de una hora de los socios y en el plan estratégico hasta 2025 queremos afianzar la parte financiera de la cooperativa. Cerraremos 2022 con una cifra récord de 4.000 millones de euros de facturación, por lo que vamos por el buen camino.

¿Cómo se visualiza en una década?

Dedicando más tiempo a mi familia, a mis dos hijos, al golf o al fútbol... Antes no me perdía un partido en el Bernabéu...