Noticias destacadas

Salud

Cinco ejercicios que necesitas añadir a tu rutina para evitar el dolor cervical

Las cervicales es una parte de nuestro cuerpo que tiende a sufrir con el exceso de deporte y otros errores habituales

La columna cervical proporciona soporte estructural y flexibilidad al cuello, permitiendo movimientos como la inclinación, rotación y flexión
La columna cervical proporciona soporte estructural y flexibilidad al cuello, permitiendo movimientos como la inclinación, rotación y flexiónDreamstime

Es fundamental cuidar nuestro cuerpo. Hacer deporte, tener una alimentación saludable y descansar de forma optima son las tres claves para lograr una salud plena y un bienestar general y calidad de vida. Pero un gran problema ante esto son las lesiones, esas de las que debemos de tener cuidado y sobre todo, evitar lo máximo posible que se produzcan. En especial, cuidar la salud de las cervicales.

Las cervicales se refieren a la región del cuello de la columna vertebral, compuesta por siete vértebras cervicales numeradas C1 a C7. La columna cervical proporciona soporte estructural y flexibilidad al cuello, permitiendo movimientos como la inclinación, rotación y flexión. Asimismo, entre las vértebras cervicales, hay discos intervertebrales y articulaciones facetarias que permiten la movilidad y absorben impactos.

Las vértebras cervicales tienen la función de soportar el peso de la cabeza y permitir movimientos amplios del cuello. La columna cervical alberga la médula espinal y las arterias vertebrales suministran sangre al cerebro, pasan a través de las vértebras cervicales.

Las cervicales pueden experimentar diversos problemas, como hernias de disco, artritis, espondilosis cervical (desgaste de las vértebras) y traumatismos. Estos problemas pueden causar dolor, rigidez y, en algunos casos, afectar la función nerviosa.

Ejercicios para cuidar las cervicales: cómo tener una columna cervical sana

El tratamiento para problemas cervicales puede incluir terapia física, medicamentos, ejercicios, y en algunos casos, intervenciones quirúrgicas. La elección del tratamiento depende de la naturaleza y gravedad del problema.

Para cuidar nuestras cervicales, debemos tener una posición al dormir optima, evitando posturas boca abajo que supongan una posición forzada para la columna. En la medida de lo posible, debemos apoyar la cabeza al estar sentados y realizar ejercicio moderado de bajo impacto y priorizar la cantidad y calidad del descanso, evitando sobreesfuerzos.

Uno de los ejercicios que pueden ser positivos para las cervicales es la inclinación lateral del cuello. Dejando nuestro cuello inclinado durante unos segundos a cada lado podemos mejorar la elasticidad de la musculatura del cuello También llevar la cabeza hacia atrás o rotar el cuello, llevar el mentón hacia el pecho o el levantamiento de hombros.