Cáncer

¿Con qué frecuencia deberías hacerte una colonoscopia? Descubre los factores de riesgo

Existen algunos factores de riesgo y algunas circunstancias anómalas hacen que sea recomendable aumentar la frecuencia

Una gran alianza contra el cáncer de colon
La colonoscopia es nuestro mayor aliado contra el cáncer de colonlarazonfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@1ca0c1f9

A pesar de que una colonoscopia puede ser bastante incómoda, es un procedimiento médico esencial y altamente recomendado para prevenir y diagnosticar enfermedades, incluyendo el cáncer de colon, una de las enfermedades más mortíferas. Este procedimiento nos permite detectar anomalías, obtener muestras de tejido para análisis y examinar todo el colon en busca de pólipos, que son crecimientos anormales que pueden convertirse en cáncer. A pesar de la molestia temporal que puede causar, someternos a esta prueba con regularidad es vital para un diagnóstico temprano y, en consecuencia, para un pronóstico más esperanzador.

¿En qué consiste el procedimiento?

La colonoscopia se utiliza principalmente para la detección del cáncer colorrectal. Que es el tipo de cáncer con mayor incidencia en nuestro país, según la Sociedad Española de Oncología Médica o SEOM. La prueba se basa en la búsqueda de anomalías en el recto, el colon y las partes finales del intestino delgado. Se lleva a cabo con un instrumento llamado endoscopio, que es un tubo flexible con una pequeña cámara en su extremo que permite al médico observar las paredes del intestino.

Para realizar el procedimiento, el paciente se coloca de lado, flexiona las rodillas hacia el pecho y adopta una posición fetal. Una vez que el endoscopio está dentro del cuerpo, se guía a través del intestino grueso. El endoscopio utiliza aire y agua a presión para expandir el colon, lo que facilita su movimiento y proporciona una vista clara de las paredes intestinales.

Además de permitir la visualización, el endoscopio también se usa para extraer pequeñas muestras de tejido para detectar el cáncer colorrectal y otras afecciones, eliminar pólipos y otros objetos extraños, o detener el sangrado mediante la inserción de clips hemostáticos o la aplicación de un medicamento en el área afectada.

El procedimiento dura entre 30 y 60 minutos. Aunque puede resultar algo incómodo, no es doloroso. Para ayudar al paciente a relajarse, se administra un sedante por vía intravenosa. Aunque el paciente puede estar despierto durante el examen, es probable que no recuerde nada del procedimiento.

En la imagen, profesionales de la salud realizan una colonoscopia
En la imagen, profesionales de la salud realizan una colonoscopialarazonfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@1ca0c1f9

¿Cada cuánto hay que someterse a una colonoscopia?

La recomendación de los médicos es que las personas mayores de 50 años se sometan a una colonoscopia cada 10 años. Aunque si existiese algún factor de riesgo, como antecedentes familiares de cáncer de colon o si ya se ha superado la enfermedad con anterioridad, el procedimiento debería ser más frecuente. En estos casos, el plazo recomendado para someterse a una colonoscopia será de -como mínimo- 5 años.

Además, la colonoscopia también se recomienda cuando el paciente presenta cambios en la apariencia de las heces, así como algún trastorno en el tránsito, como estreñimiento, diarrea crónica o evacuaciones intestinales dolorosas. También es un procedimiento recomendado para el dolor abdominal crónico; como herramienta de control de algunas enfermedades, como la enfermedad de Crohn; o en el caso de que sea necesaria la observación e inspección de la zona tras un procedimiento quirúrgico.