MENÚ
miércoles 21 agosto 2019
19:47
Actualizado

10 años sin Yéremi: «No saber dónde está te va matando poco a poco»

Este 10 de marzo se cumple una década de la desaparición del pequeño Yéremi que conmocionó a todo el país. Antonio Ojeda, “El Rubio”, único sospechoso, aún no enfrenta ningún juicio por este caso.

  • La madre de Yéremi Vargas, Ithaisa Suárez
    La madre de Yéremi Vargas, Ithaisa Suárez
Las Palmas de Gran Canaria.

Tiempo de lectura 8 min.

09 de marzo de 2017. 19:29h

Comentada
Las Palmas de Gran Canaria. 9/3/2017

Hace diez años Yéremi Vargas, que tenía entonces 7 años, estaba jugando con sus primos en el solar que había junto a la casa de sus abuelos en Vecindario, al sur de Gran Canaria, alrededor de la 13.30 horas. Esa fue la última vez que su madre, Ithaisa Suárez, lo vio. Desde entonces, han pasado diez años de búsqueda, de temor e incertidumbre. “Estamos destrozados, sobre todo porque ahora sabemos quién fue, porque aunque no se le haya juzgado todavía, en la familia tenemos claro que él (Antonio Ojeda “El Rubio”) se llevó a Yéremi”.

- El último regalo para Yéremi Vargas. Ithaisa Suárez abre las puertas de su casa a La RAZÓN

“Se nos está haciendo muy duro no saber dónde está, eso es lo que le pedimos a la justicia, que nos de respuestas”, nos sigue contando su madre, quien no entiende porqué el juez instructor del caso ha denegado recientemente un careo entre Ojeda y los presos que lo incriminaron.

Y es que el magistrado denegó el careo basándose en el silencio procesal de Ojeda durante su comparecencia en julio pasado. Al existir una negativa a declarar por su parte, el juez considera que no existe posibilidad de contradicción entre las distintas versiones.

“El juez dice que no lo creyó necesario, pero yo digo que todo lo que se pueda hacer por el niño es necesario, por poco que sea, porque no lo tenemos en casa y necesitamos que aparezca para poder cerrar esto en nuestra vida. Si no, nos vamos a volver locos”, insiste Ithaisa.

Después de muchos momentos de incertidumbre durante la investigación en la que se buscó a Yéremi, incluso fuera de España, los últimos indicios apuntan a “El Rubio”, quien vivía en la misma localidad, se dedicaba a la venta de chatarra y que, hoy por hoy, ha sido condenado por abuso sexual a otro menor, también de Vecindario.

“Nos sorprendió saber la persona que era, porque mi padre recuerda haberlo visto por aquí mientras los niños jugaban y nunca malpensó de él”.

Desde hace diez años es un “suplicio” para Ithaisa levantarse cada día. “Últimamente estoy teniendo mucho estrés, mucha ansiedad y desesperación. He estado con mareos, he tenido que ir al médico varias veces, y estoy tomando pastillas para poder controlar la ansiedad. Lo estamos pasando muy mal, de verdad muy mal. No saber dónde está te va matando poco a poco, es una incertidumbre muy grande”.

¿Cómo se recupera una vida después de que te arrebaten a un hijo? Ni siquiera Ithaisa, su madre, sabe cómo. Es una superviviente del dolor, de la ausencia. Arropada por su familia, amigos y por toda la isla que sigue pendiente de su caso, cada día es una lucha por seguir adelante. Actualmente trabaja como limpiadora en un centro comercial, pero poder retomar solo eso, su trabajo, le ha costado crisis de ansiedad, ingresos al hospital y ayuda de psicólogos.

“Mi segundo hijo tenía solo trece meses cuando su hermano Yéremi desapareció. De Yeri hablamos todos los días, mis hijos lo tienen muy presente, además de que tenemos sus fotos por todos lados y ponemos sus videos. Ellos lo sienten como si estuviera aquí con nosotros, hasta el pequeño, que hoy tiene 20 meses ve su foto y lo señala y le llama”, nos sigue contando Ithaisa.

Desde que desapareció su primogénito la casa siempre ha estado llena de gente, de familia, de periodistas, de policías. “Mi hijo, el segundo, se ha criado con todo eso. Ahora tiene once años y, aunque no tiene recuerdos de él porque era muy pequeño cuando se lo llevaron me dice que le echa mucho en falta, echa en falta a su hermano mayor, y me dice muchas veces que le haría ilusión compartir los deportes, todo, con él”.

Hace unos días el Ministerio del Interior daba a conocer los datos nacionales de personas desaparecidas, y la provincia de Las Palmas se encuentra como la segunda con mayor número de denuncias activas. “Me parece horrible que siendo una isla tan pequeña desaparezca tanta gente. Serán casos distintos los que hemos conocido, pero cómo es posible que eso pase aquí”.

Sobre Antonio Ojeda, “El Rubio”, actualmente el único sospechoso, dice que para la familia éste es un nuevo camino en la investigación. “Nos hemos pasado la vida buscando culpables y ahora, por lo menos, sabemos quién es. Es terrible no saber quién se llevó a tu hijo y que te pueda llegar a quitar otro y no saber qué le ha podido pasar. Son demasiadas cosas en la cabeza”.

Aunque aún no se le ha juzgado por el caso de Yéremi, la familia lo tiene muy claro: “Para nosotros no hay duda, está clarísimo, y hay muchísimos indicios de que fue él. Yo sí creo que fue él quien se lo llevó”.

Cronología de los hechos

- Yéremi Vargas desapareció el 10 de marzo de 2007.

- En su búsqueda participaron la Guardia Civil, la Policía Nacional y el Ejército. Hubo, incluso, una brigada voluntaria de más de mil personas, el mayor que se recuerde en la isla.

- En un inicio no creían que el niño pudiera haber salido de Gran Canaria y buscaron en barrancos y pozos. Meses después la Guardia Civil detuvo a varios hombres sospechosos que terminaron en libertad por no encontrárseles pruebas contundentes.

- Casi a los cinco años, en 2012, la Guardia Civil pidió la colaboración ciudadana y habló por primera vez de un coche blanco conducido por un hombre con gorra que era clave en la investigación. En menos de 24 horas recibieron más de 90 llamadas y correos electrónicos con nuevas pistas. La familia ofreció, incluso, gratificaciones económicas a quien les ayudara a localizarlo.

- En 2013 la Guardia Civil informó nuevamente de que se estaba investigando a tres pederastas escoceses, dos de ellos en la cárcel de su país, y que se encontraban en Canarias cuando desapareció el menor, por si pudieran estar implicados en el caso. La prensa escocesa publicó las fotos de esos pederastas.

- Siguieron pasando los años y sin respuestas en la investigación, de nuevo la Guardia Civil el 1 de junio de 2016 encuentra indicios para investigar a un hombre de 56 años, ex vecino de Vecindario y que está preso desde 2015 por abusar de un menor. Se conoce entonces el nombre de Antonio Ojeda “El Rubio”, quien comparece por primera vez ante el juez que lleva el caso de Yéremi en Gran Canaria el 13 de julio de 2016 pero se niega a declarar y a que le tomen muestras de ADN.

- En septiembre de 2016 un recluso que compartió celda con Ojeda en Algeciras dice que le ha contado que vio a un antiguo vecino “El Tani”, matar a Yéremi y quemar su cuerpo. El vecino al que señala ese relato lo niega.

- Ojeda, a su vez, se enfrenta en la Audiencia de Las Palmas a un juicio por otro caso de un menor de Vecindario del que supuestamente había abusado. Por ese caso sí es condenado a cinco años cárcel.

- El 20 de diciembre de 2016, un nuevo compañero de celda le cuenta al juez que cuando Ojeda recibió la noticia de su condena por abuso sexual a un menor se hundió y volvió a hablar de Yéremi: “Se me fue de las manos, echó a correr y tuve que desaparecerlo”, le dijo.

- Aún así, tras una nueva ronda de declaraciones en enero de este año, el juez que instruye el caso desestimó un careo entre los presos, así como la reconstrucción de los hechos en el sitio de la desaparición. Diligencias pedidas por la familia. Tras la desestimación han recurrido el auto.

Últimas noticias