MENÚ
lunes 14 octubre 2019
23:14
Actualizado

El asesino de Diana Quer, «El Chicle», será juzgado en 2019

Los expertos ultiman un análisis caligráfico de José Enrique Abuín, el asesino de Diana Quer, a través de una carta que envió a sus padres desde la cárcel y que será clave en el juicio. Lo más probable es que sea condenado a prisión permanente revisable.

  • El asesino de Diana Quer, «El Chicle», será juzgado en 2019

Tiempo de lectura 8 min.

31 de diciembre de 2018. 11:41h

Comentada
Nacho Abad.  30/12/2018

Solo falta una prueba para que se cierre la instrucción judicial del caso de Diana Quer. Lo que queda pendiente es que dos expertos terminen un informe en el que se analizan las características psicológicas de «el Chicle» a través de la forma y los rasgos de su escritura. En Francia, un 90% de las empresas estudia la morfología de las letras de los candidatos a un empleo antes de decidirse a contratarlos. Por ejemplo, los estudiosos aseguran que si una persona mezcla en la escritura minúsculas y mayúsculas indica que hay una tendencia al robo y a la deslealtad. Esto mismo es lo que se está haciendo con la letra de José Enrique Abuín, analizarla y, en principio y entre otras cosas, desvela que es un hombre de una enorme agresividad, incapaz de controlar sus impulsos. Para realizar el estudio están utilizando la carta manuscrita que el detenido envió desde prisión a sus padres el pasado mes de marzo y en la que, entre otras cosas, decía: «Vosotros tranquilos. Aquí ya me dijo la abogada que me iban a pedir homicidio, son de diez a quince años, pero a los siete ya estaría fuera y con tres o cuatro de permiso. Tranquilos, vale. Sed fuertes y gracias por el apoyo». Precisamente el tiempo de condena será uno de los principales debates durante el juicio. La acusación particular tiene pensado solicitar la prisión permanente revisable (la suma de asesinato más agresión sexual), mientras que la defensa tratará de rebajar la condena al mínimo posible planteando que no se trata de un asesinato sino de un homicidio. La diferencia desde el punto de vista de la longitud del tiempo de reclusión es que, en el caso de homicidio, la máxima condena es de 15 años de prisión y, en el caso de asesinato, podrían alcanzar los 25. Para lograr la pena más alta la acusación deberá demostrar que «el Chicle» asaltó a Diana Quer sin que ella pudiera defenderse. En un principio, Abuín, curtido en el delito y en los bajos fondos, trató de engañar a los investigadores de la Guardia Civil al asegurar que la atropelló dando marcha atrás sin darse cuenta. No fue algo que se le ocurriese de repente. Sabía lo que decía. Si su engaño hubiese cuajado podría haber conseguido un homicidio imprudente, que traducido a las matemáticas carcelarias significan solo cuatro años tras unos barrotes. No coló. Los agentes y la autopsia desmontaron el embuste. Con el tiempo modificó su versión. Aseguró que Diana Quer le sorprendió robando gasolina y le amenazó con denunciarle. Él la agarró del cuello con la mano para que se callase y, sin querer, apretó demasiado y sus ojos quedaron en blanco. Tampoco es verdad. Los mensajes de móvil de Diana aquella madrugada son un relato fiel del miedo que sintió y de cómo «El Chicle» la acechó: «Me estoy acojonando», escribió aquella madrugada, «un gitano me está llamando... Me dice morena ven aquí». Sin embargo, el hecho de que Abuín haya reconocido que agarró por el cuello a Diana de forma súbita y sorpresiva, sin que ella pudiera hacer nada para defenderse, implica que él mismo se ha situado en el asesinato. Nadie se cree que los hechos ocurrieran como el acusado describe. Su pasado habla de un cazador, un verdadero depredador sexual. La hermana de su mujer le acusó de haberla violado, aunque nunca fue condenado por ello, y, un año después de la desaparición de Diana Quer, asaltó a una joven y trató de meterla en el maletero. No lo logró, pero si lo hubiera conseguido hasta la propia víctima es consciente de que el propósito habría sido agredirla sexualmente y después haberle quitado la vida para que no pudiera denunciarlo. La agresión sexual será la parte más complicada del debate jurídico durante la vista oral. La autopsia confirma que Diana Quer fue estrangulada, pero dado el tiempo trascurrido hasta que se encontró su cuerpo, dieciséis meses, los médicos forenses han sido incapaces de encontrar evidencias que confirmen la violación. «A nadie le cabe ninguna duda de que así fue», apunta una persona que conoce el caso en profundidad. «Es una cuestión de lógica. ''el Chicle'' solo asalta a mujeres, no a hombres. Eso ya te lo dice todo, porque cuando abordas únicamente a chicas y te las llevas con vida en tu coche indiscutiblemente existe un único propósito, forzarlas sexualmente. No me cabe ninguna duda de que Diana fue violada».

«Instinto depredador»

En el sumario hay un indicio objetivo que subraya esta afirmación. El teléfono móvil de «el Chicle» lo sitúa durante una hora dentro del almacén en el que, en diciembre de 2017, justo hace un año, fue localizado su cuerpo sin vida. «¿Qué hizo allí el acusado durante tanto tiempo?», se pregunta la misma fuente. «Si como él dice, la joven murió en A Pobra, habría tardado unos poco minutos en arrojar su cuerpo al pozo y salir huyendo. No se habría quedado allí una hora con el riesgo de que cualquier vecino le hubiera visto y hubiese llamado a la Policía. Por lo tanto, hubo algo que ocupaba su mente y que anulaba las alarmas de su cerebro. Su instinto de depredador, su necesidad de satisfacer con violencia sus impulsos sexuales, le hizo olvidarse de lo demás. No es posible ninguna otra alternativa lógica». La misiva que escribió Abuín, además de desvelar su estrategia de defensa, deja abiertas otras dudas. Les dice a sus padres respeto a la que fuera su mujer: «También entendedme, yo no quería que Rosario pasase por esto, por eso dije que iba yo solo y a ella le pedí que dijera que no venía conmigo (se refiere a la noche del asesinato de Diana). Dejad todo así. No le digáis nada, yo la amo. Ayer me llegó una carta de Rosario en la que me dice que lo nuestro se acabó y yo voy a intentar hablar con ella antes de que yo diga todo, pero vosotros no le contéis nada. Ella me escribe que le va a doler mucho tener que olvidarme como hombre, pero que no quiere que albergue ninguna esperanza con ella». En la actualidad no está imputada, aunque se sabe objetivamente que mintió. Durante las pesquisas del caso dio coartada a su marido la noche de la desaparición de Diana. Aseguró a los investigadores que ambos salieron a robar gasolina y que no estuvieron en A Pobra do Caramiñal. Mantuvo esta afirmación hasta que la Guardia Civil la detuvo y cuando tuvo que elegir entre pasar tiempo en prisión o que lo hiciese su marido, no lo dudo un segundo, le dejó solo. ¿Cuánto sabía Rosario? ¿Podría haber delatado a su marido? ¿Si lo hubiera hecho se habrían encontrado más pruebas contra Enrique Abuín? «Sus posibilidades de no ser condenado a prisión permanente revisable son mínimas, pero si por casualidad lograse librarse, tendrá que agradecerle siempre a su mujer que con sus mentiras colaborase a que no fuese detenido antes», concluye la misma fuente.

LAS HORAS CRUCIALES

29 /11/ 2017

10.15 La Guardia Civil detiene a «el Chicle».

10.20 Arrestan a su mujer Rosario.

13.00 Declaran los cuñados del sospechoso que convivían con ellos en el momento de la desaparición de Diana. Los dos se desdicen, dejan de darle coartada y reconocen que «el Chicle» se fue de casa solo la noche de la desaparición de Diana.

Día 30

13.45 «El Chicle» declara como detenido. Afirma que mató a Diana de manera accidental. Dice que la atropelló. Miente sobre donde arrojó el cuerpo.

20.00 Declara Rosario, la mujer de José Enrique Abuín, y le deja sin coartada. Reconoce que en contra de lo que había asegurado en el pasado no le acompañó a robar gasoil
la madrugada que desapareció.

21.00 A pesar de que los investigadores no le creen, se busca el cuerpo dónde «el Chicle» dice que se deshizo de Diana. 23.30 Abuín pide volver a declarar y llama a su abogado.

Día 31

01.30 «El Chicle» amplía su declaración y señala el lugar donde escondió el cadáver. Lo arrojó a un depósito de agua de una fábrica abandonada.

03.40 La Guardia Civil llega al lugar. Elton, perro especialista de la Benemérita en localización de cadáveres, señala dónde se encuentra el cuerpo. Introducen una cámara a nueve metros de profundidad y las imágenes lo confirman.

08.40 El juez del caso llega a la fábrica.

09.30 Se produce el levantamiento del cadáver y se traslada al Instituto de Medicina Legal de Santiago para la autopsia.

14.00 Se recupera del fondo del pozo de agua una brida de plástico y el bolso de Diana Quer.

1/1/ 2018

09.00 «El Chicle» pasa a disposición judicial.

15.00 El juez decreta su ingreso en prisión provisional.

Últimas noticias