Aumenta en más de un 21% el número de motoristas fallecidos en 2019

El año pasado murieron 1.098 personas en las carreteras, el mínimo histórico desde que se computan. Sin embargo, el número de motoristas y ciclistas fallecidos aumentó respecto a 2018

El ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, presenta el balance de siniestralidad vial del 2019
De izquierda a derecha, la subsecretaria del Ministerio del Interior, Isabel Goicoechea Aranguren, el ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, y el director general de Tráfico, Pere Navarro, durante la presentación del balance de siniestralidad vial del 2019 en la sede de la Dirección General de Tráfico, en Madrid 02 enero 2020 siniestralidad en las carreteras, carreteras, accidentes, tráfico, seguridad vial Jesús Hellín / Europa Press 02/01/2020Jesús Hellín Europa Press

Tal y como ya se había anunciado el número de fallecidos en las carreteras de 2019 es menor que en 2018. Y eso pese a que el número de desplazamientos, de vehículos y conductores fue superior. Así, según el Balance de Seguridad Vial de la DGT, presentado hoy por el ministro del Interior en funciones, 2019 concluyó con 1.098 fallecidos, el mínimo histórico de víctimas mortales en carreteras.

En concreto, durante el pasado año se registraron 1.007 accidentes mortales en las que, además de los fallecidos, 4.395 personas requirieron ingreso hospitalario. Esto supone un descenso de un 6,7% del número de de accidentes, un 7,6% menos de fallecidos y un 3,8% menos de heridos graves.

Fernando Grande-Marlaska destacó esta disminución, “el mínimo histórico desde que se computa el número de víctimas fallecidas en las carreteras”. Hasta la fecha, 2015 era el año con menos fallecidos: 1.131. Este año, pese a registrarse 50 millones más de desplazamientos que en 2015, tres millones más de vehículos y haber un millón más de conductores, la cifra de personas que han perdido la vida en accidentes de tráfico es menor.

“Estos datos parecen indicar que se está consolidando un cambio de tendencia que se inició el pasado año en el que por primera vez y después de cuatro años de aumento de fallecidos hubo una ligera disminución de un 0,8%”, añadió Grande-Marlascka. En cualquier caso las 1.098 muertes por desplazamientos siguen siendo inaceptables.

Pero pese a los buenos datos, hay otros alarmantes, como el aumento en los últimos años de usuarios vulnerables fallecidos, que ya suponen el 40% de las víctimas mortales, cuando en 2009 representaban el 30%. Así, en 2019 fallecieron 264 motoristas, 47 más que en 2018. Es decir, un 21,66% más que en 2018. También aumentó el número de ciclistas fallecidos: 40, cuatro más que en año anterior. “El número de ciclistas se ha incrementado ostensiblemente y aumenta año tras año”, afirmó el ministro del Interior en funciones que, al ser preguntado sobre el incremento de víctimas de motoristas, aseguró que “ésa es es nuestra gran preocupación. Por eso vamos a hacer un plan específico para motoristas y el resto de colectivo vulnerable”.

En cambio, el número de peatones y ciclomotoristas fallecidos disminuyó: 22 y 11 fallecidos menos que en 2018, respectivamente.

Este balance también arroja otro dato llamativo: es la primera vez en la historia desde que hay registros en que se cierra un año con cero víctimas mortales en autobús en vías interurbanas.

El 20% de los fallecidos en las carreteras no llevaba cinturón de seguridad

Y pese a lo mucho que se ha avanzado en la implantación de accesorios de seguridad, lo cierto es que el 20% de los fallecidos en turismos y furgonetas no llevaban puesto el cinturón de seguridad: 116 fallecidos. Si lo hubiesen llevado, “el 50% de estos fallecidos podía haberse salvado”, aseguró Grande-Marlaska. En cuanto a las víctimas morales en motocicleta, 11 no llevaban el casco, así como 16 de los 40 ciclistas fallecidos.

El ministro del Interior en funciones también destacó otro dato: ha habido 37 días con cero fallecidos en las carreteras. De promedio, cada día fallecieron 3 personas. El día de mayor siniestralidad vial el domingo 21 de julio: con 13 fallecidos.

Bajada récord en vías convencionales

Ramón Ledesma, asesor de Pons Seguridad Vial, cree que 2019 nos presenta, por primera vez, un cambio de tendencia tras más de seis años instalados en la “tarifa plana de siniestralidad” y eso se debe, en su opinión, a que se hayan tomado medidas clave en las carreteras secundarias, que acumulan el 80% de los fallecidos. “Se ha optado por pacificar estas vías, bajando de 100 a 90 el límite de velocidad, en línea con el resto de países europeos. Teniendo en cuenta que el factor velocidad es clave, la gestión dirigida de sus límites en la carretera convencional ha tenido un impacto directo en una bajada récord del 9,5%”, asegura.

No obstante, desde su punto de vista, es una de las tres decisiones que debían haberse tomado ya que “la ausencia de Gobierno ha dejado atrás otros dos elementos importantes: la pacificación del tráfico urbano (con el establecimiento del límite 30 en calles de un solo sentido) y la adopción de decisiones de calado respecto al uso del teléfono móvil al volante”. Ledesma opina que debe comenzar a estar en la agenda de la DGT “la implantación del derecho de repetición -quien hace uso del móvil, debe afrontar las consecuencias económicas derivadas de los daños causados-, para empezar a atajar esta epidemia social que es ya la principal causa de siniestralidad vial por distracciones”.