Un hombre finge un secuestro para no ir a su boda

Un grupo de amigos hicieron creer a todo el mundo que un grupo de hombres armados lo habían abordado en la calle y se lo habían llevado

Imagen aérea del municipio de Pitalito
Imagen aérea del municipio de PitalitoGoogle Maps

Lo que en principio parecía una jornada de celebración, se convirtió en una pesadilla. Un vecino del pequeño municipio colombiano de Pitalito ha tenido que huir de la ciudad para evitar burlas y ser el centro de atención de toda una comunidad después de que fingiera su propio secuestro para no ir a su boda.

El psado fin de semana, la policía de la localidad recibió una llamada de los amigos del hombre, de 55 años, en la que denunciaban que había sido secuestrado poco antes de su boda. En ese momento, se dispararon todas las alarmas y los agentes de Policía llegaron incluso a pedir ayuda al Ejército, según informa el diario “El Tiempo”.

En la denuncia, los amigos de la supuesta víctima indicaron que un grupo de hombres armados habían llegado en moto y que abordaron al futuro marido en la calle, lo secuestraron y emprendieron la huida. Las autoridades cerraron de inmediato las salidas del municipio para tratar de evitar la fuga. Además, los agentes comenzaron a trabajar sobre el terreno, recorriendo las calles del municipio y hablando con los comerciantes para ver si podían aportar más datos de lo que, según la denuncia, había ocurrido.

El operativo desplegado fue enorme y no se hablaba de otras cosas. Los amigos del novio vieron que el asunto se les estaba yendo de las manos y confesaron que se trataba de un montaje para ayudar al novio porque según les confesó diez horas antes del enlace “no quería saber nada de bodas”.

“Nos dijeron que se trataba de un autosecuestro pues un amigo de ellos había decidido echar atrás su palabra de matrimonio. Es decir, se arrepintió y se escondió para no ir a la Iglesia y evadir la boda ya programada”, explicó un oficial de policía. El operativo fue de tales dimensiones que no tardaron en localizar a la supuesta víctima, que se había ocultado en una casa del municipio.

El montaje fue bastante creíble y lograron engañar incluso a los familiares e invitados a la ceremonia. La novia, visiblemente preocupada, dijo que el matrimonio era por la noche y pidió que trataran de rescartarle sano y salvo. En Pitalito no se habla de otra cosa y el protagonista de esta historia se mantuvo escondido varios días en casa de un amigo y al parecer ha abandonado el municipio. Los vecinos, después de la gran sorpresa, recordaron que no es la primera vez que ocurre algo así y dicen que este hombre ya dejó a una mujer con el vestido de la boda puesto en otra ocasión.