Los españoles pasarán la cuarentena en un hospital madrileño

El coronavirus podría alcanzar su pico en 10 días La OMS se reúne hoy para valorar si constituye una emergencia internacional, mientras Iberia y otras aerolíneas suspenden sus vuelos a China

People line up to buy face masks from a medical supply company in Nanning in southern China's Guangxi Zhuang Autonomous Region, Wednesday, Jan. 29, 2020. Countries began evacuating their citizens Wednesday from the Chinese city hardest-hit by a new virus that has now infected more people in China than were sickened in the country by SARS. (Chinatopix via AP)
People line up to buy face masks from a medical supply company in Nanning in southern China's Guangxi Zhuang Autonomous Region, Wednesday, Jan. 29, 2020. Countries began evacuating their citizens Wednesday from the Chinese city hardest-hit by a new virus that has now infected more people in China than were sickened in the country by SARS. (Chinatopix via AP)AP

Europa comienza a repatriar a sus ciudadanos aislados en la ciudad de Wuhan. Allí permanecen una veintena de españoles, que esperan a que el Gobierno de España de luz verde, aunque todavía se desconoce cuál será el procedimiento. Fuentes del Ministerio de Sanidad informaron a Efe que «se está organizando un dispositivo europeo para la repatriación de los nacionales de cada país», y que entre las medidas que se adoptarán para preservar la seguridad en Europa y ofrecer garantías a China, está el establecimiento de la cuarentena, como ya se ha anunciado en algunos países comunitarios. El dispositivo para España se concretará de aquí al jueves. Los primeros repatriados podrían volver el viernes en un avión junto con otros ciudadanios europeos. No obstante, ya son muchas las voces que afirman que los españoles pasarán los 14 días de cuarentena en un hospital madrileño. Desde Asuntos Exteriores aseguraron a este periódico que ese dato no estaba aún confirmado. Aunque es lo lógico, ya que hay habitaciones preparadas para el aislamiento en La Paz, Puerta de Hierro y el Gómez Ulla, que es el más preparado y el que más sonaba ayer.No obstante, los trabajadores se quejaron de que no les han facilitado ningún protocolo.

Mientras, en China, crece la preocupación. En las últimas jornadas, el patógeno ha aumentado a un ritmo diario de 25 muertos y más de 1.500 nuevos casos y, según el jefe del equipo de investigación chino contra la enfermedad, el brote de la nueva enfermedad podría alcanzar su pico en alrededor de diez días. Ayer a última hora, el actual 2019-nCoV ya se había cobrado la vida de al menos 133 personas e infectado a 6.095, mientras otras 9.239 personas permanecían bajo observación. Eso sí, aunque avanza a pasos agigantados, no hay que olvidar que por el momento su tasa de mortalidad se sitúa en torno al 3% y afecta a mayores de 60 años con cuadros clínicos más complicados. «Es muy difícil predecir con rotundidad cuándo llegará a su pico. Pero creo que lo hará en una semana o diez días, y desde entonces no habrá aumentos (de casos) a gran escala», aventuró el neumólogo y experto en la lucha contra el SARS, Zhang Nanshan. Para él, las medidas adoptadas por China son adecuadas para frenar la propagación del virus. Pero, ante la escalada de contagios, la Organización Mundial de la Salud ha decidido reunirse de nuevo hoy para valorar si el coronavirus consituye una emergencia internacional. pero ya ha avanzado que si aumentan los focos del coronavirus «sería el caos»

Por su parte, el gigante asiático ha bloqueado una quincena de ciudades poniendo en cuarentena a casi 50 millones de personas, ha ampliado las vacaciones por el Año Nuevo Lunar con el fin de evitar mayores desplazamientos y se han suspendido trenes, autobuses y vuelos entre las diferentes provincias del país. Incluso en Pekín, donde viven más de 20 millones de personas se ha empezado a ir casa por casa para localizar a aquellos que podrían estar infectados.

Pero mientras China trata de impedir el movimiento de sus nacionales, otros países hacen lo posible por repatriar a sus ciudadanos atrapados en Wuhan, ciudad donde se originó la infección. Ayer le tocó el turno a Japón y Estados Unidos. Los primeros en llegar a su destino fueron los 206 ciudadanos nipones que aterrizaron en Tokio. «Estoy muy aliviado por haber podido salir tan pronto», aseguró al canal NHK el japonés Taeko Aoyama, uno de los trabajadores de la empresa Nippon Steel rescatados. A su llegada, los controles médicos diagnosticaron a dos de pudieron irse a sus casas, donde deberán permanecer 14 días.

Los otros afortunados fueron los 230 ciudadanos estadounidenses –diplomáticos y residentes de Wuhan con sus familias- que fueron trasladados hasta California. Allí, el gobierno habilitó un hangar en el que deberán guardar cuarentena. Precisamente, cada país está estableciendo sus propios protocolos para contener la infección a su llegada. El caso más extremo es el de Australia, cuyos ciudadanos estarán obligados a pasar 14 días aislados en la remota isla de Navidad, situada en el océano Índico.

Hasta el momento, hay una quincena de países afectados con más de 50 casos, unas cifras que aunque no son alarmantes, han empujado a medio mundo a poner toda su maquinaria a trabajar para frenar la difusión de este patógeno. Sobre todo, después de que el martes se registraran fuera de China nuevos contagios de personas que no había viajado al país comunista. Precisamente por eso, ayer varias aerolíneas anunciaron que cancelarían o reducirían sus vuelos al Gran Dragón en los próximos días.

La primera en hacerlo fue la inglesa British Airways que, después de que su gobierno aconsejara no viajar a China si no es imprescindible, decidió suspender con «carácter inmediato» todos sus vuelos al gigante asiático. A ella, le siguió la indonesia Lion Air y la surcoreana Air Seoul. Ambas cancelaron todos sus vuelos a partir del 1 de febrero. Otras como United, American Airlines, Air Canada o Finnish Airline suprimieron algunos de sus vuelos, mientras Cathay Pacific anunció que eliminaría vuelos progresivamente hasta operar solamente la mitad de los actuales.

Sin vuelos

El presidente de la Confederación Española de Agencias de Viajes informó : «Estamos ayudando a nuestros clientes a cambiar las fechas de los viajes o a cancelarlos». De hecho, Martí Sarrate, presidente de la Asociación Corporativa de Agencias de Viajes Especializadas (Acave) afirmó: «Ya tenemos medidas para los que tengan las reservas. Por el momento, es solo recomendación, pero las personas que tengan sus vuelos comprados hasta final de febrero podrán cambiar la fecha».

Entre las compañías aéreas que están proporcionando estas facilidades, se encuentra la española Iberia, que ha cancelado un vuelo directo Madrid-Shanghái y estaba previsto para aterrizar en suelo chino la madrugada del día 29 de febrero, hora local, tras 12 horas y 20 minutos de vuelo. Por otro lado, esta alarma sanitaria ha coincidido con la celebración del año nuevo chino, lo que supone un problema para el sector turístico en España. En estas fechas no hay tantas salidas hacia china pero sí llegadas, pues es una época donde aprovechan su festividad para viajar al exterior.