Primer caso de contagio del coronavirus en España: un afectado en La Gomera

Se trata de uno de los cinco alemanes que estaban en observación en un centro hospitalario de la isla canaria tras haber estado en contacto en su país natal con un paciente con este virus

Ya tenemos en España el primer caso de coronavirus. No hay dudas. Está confirmado. Pasadas las diez de la noche, el Centro Nacional de Microbiología confirmó que una de las cinco personas que estaban aisladas en la isla de La Gomera, en Canarias, ha dado positivo en coronavirus.

Se trata de un individuo alemán que junto a los otros cuatro había estado en contacto en el país germano con un paciente diagnosticado de infección por coronavirus, tal y como informó anoche el Ministerio de Sanidad. A la espera de que hoy, tras la reunión ministerial de evaluación y seguimiento, Sanidad anuncie el protocolo y los pasos a seguir tras este positivo, lo cierto es que ayer nuestro país no se planteaba declarar la emergencia nacional, como sí hizo Italia, ni proceder al cierre de fronteras, ya que «no es necesario establecer limitaciones infundadas», manifestó Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias de la citada cartera.

Simón hizo estas declaraciones siguiendo las recomendaciones que dio el día anterior la Organización Mundial de la Salud (OMS): que no se cerrasen fronteras con China y que continuara el movimiento de personas y comercio con el país, con el fin de evitar que entren de forma ilegal lo que impediría que se les someta a controles de temperatura y demás. A la espera de que este positivo pueda cambiar o no la postura de España, lo cierto es que cada vez son más las compañías aéreas y los países que cancelan vuelos: Estados Unidos, Pakistán, Singapur, Italia... lo anunciaron ayer.

Simón, que hizo hincapié en que la probabilidad de contagio era muy baja y que la tasa de letalidad estaba, de momento, descendiendo lentamente (2,2%), hizo estas declaraciones antes incluso de que los españoles repatriados de Wuhan llegaran a Torrejón tratando de mandar un mensaje de tranquilidad, dado que en este caso, no en el de La Gomera, los 21 ciudadanos no han mostrado síntomas.

En cualquier caso, a su llegada a la base aérea, los 19 españoles portaban todos ellos máscaras, al igual que los otros dos ciudadanos que se quedarán en España: un polaco residente en nuestro país y casado con una española y una ciudadana china casada con un español. Y, al igual que antes de salir de China y al llegar a Londres, nada más llegar a la base aérea de Torrejón les hicieron un chequeo con el fin de confirmar que no presentaban síntomas sospechosos del coronavirus, como la fiebre o la tos. Les acompañaban en el vuelo «tres médicos españoles y una enfermera del Ministerio de Sanidad, como deferencia hacia ellos pero también por un requerimiento de las autoridades chinas y británicas», precisaba horas antes el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad.

También viajaban a bordo varios ciudadanos europeos (ni británicos ni españoles) para ser «trasladados por sus respectivos países a sus estados donde harán la cuarentena», los 14 días que dura el periodo de incubación. Se trata, en concreto, de cuatro daneses y un noruego que, según informó Sanidad, iban a salir por la noche en un avión que ya estaba en la base.

Tras obtener las pruebas de los test realizados en Torrejón, los 21 ciudadanos fueron trasladados al Hospital Gómez Ulla, de Madrid, donde permanecerán en cuarentena. A las 20:00 de la tarde estaban de camino. Los 14 días los vivirán todos juntos «en una planta en el Gómez Ulla por cuestiones de facilidad logística», precisó Simón, que volvió a hacer hincapié en que estas 21 personas «no suponen en principio un problema de seguridad pública».

Los repatriados serán sometidos a dos controles médicos diarios, según fuentes sindicales del Hospital militar Gómez Ulla, a cuyas puertas aguardaban una docena de medios de comunicación, así como numerosos curiosos.

La veintena de nacionales, entre ellos los entrenadores de fútbol, tendrán, como dijo hace ya dos días Simón, total libertad de movimiento en dicha planta dado que no se trata de pacientes ni de personas enfermas sino de personas sanas. Además, podrán recibir visitas de sus familiares con las medidas preventivas necesarias. Todo eso al menos ayer. Porque al cierre de esta edición se desconocía si el positivo de coronavirus en la isla de La Gomera podía hacer cambiar todos los protocolos sanitarios. La alerta ciudadana está más que servida.

Ya tenemos el primer caso positivo de coronavirus confirmado pese a que España, según aseveró Fernando Simón, cumplía con todos los requerimientos que hacía la propia Organización Mundial de la Salud en su declaración de emergencia internacional a aquellos países que no son China, salvando algún pequeño cambio que iba a acometerse en lo que a información para viajar al extranjero respecta.