Andalucía

Miguel Carcaño colabora con la familia de Marta del Castillo para reabrir el caso contra su hermano

Tras la visita de Antonio del Castillo a la cárcel, le envió una autorización para que pudiera investigar cómo se había tramitado la hipoteca del piso de León XIII

Thumbnail

Antonio del Castillo advertía el pasado 24 de enero, fecha en la que se cumplían 11 años de la desaparición y asesinato de su hija Marta, que la familia iba a seguir luchando por saber dónde está el cuerpo de su hija y para encarcelar a los culpables. Además, advirtió a los que estaban implicados pero que fueron absueltos de que había nuevas pruebas: “Sabemos con claridad como murió Marta, porqué, a que hora y por quién”. Añadió que no sólo deben estar preocupados los implicados, sino los que colaboraron directamente con su silencio. A los encubridores les dijo que “sabemos que cuando toda esta documentación entre en los juzgados, habrá filtraciones y todos sabremos”.

Precisamente una de estas filtraciones ha permitido saber que la familia de Marta ha pedido que se reabra el caso contra Francisco Javier Delgado, hermano de Miguel Carcaño, asesino confeso de la joven sevillana y único implicado que sigue en prisión. Antonio del Castillo ha contado con la colaboración directa de Carcaño para la obtención de documentos que validarían la séptima versión de los hechos dada por el joven sevillano, según la cual fue su hermano el que asesinó a Marta al pegarle con la culata de una pistola después de que la joven intentara mediar en una fuerte discusión entre Carcaño y Delgado.

En un primer momento, se dijo que la discusión estuvo motivada por el impago del alquiler del piso de León XIII, lugar en el que murió Marta, pero nuevos documentos desvelados por la familia del Castillo, con la autorización firmada de Carcaño, indicarían que la discusión estuvo motivada por un delito de estafa y falsedad documental que implicaría a los dos hermanos y a terceras personas que facilitaron o participaron en la contratación de la hipoteca, según desvela hoy “Espejo Público” y “El diario de Sevilla”. Los hermanos urdieron un plan de falsificaciones de documentos para conseguir una hipoteca de más de 100.000 euros. Miguel no pudo hacer frente a la letra y su hermano Francisco Javier le propinó una paliza en la casa de León XIII. Marta del Castillo se habría abalanzado sobre Francisco Javier y éste le habría golpeado con un revolver en la cabeza hasta la muerte.

Durante la visita de Antonio del Castillo a Miguel Carcaño en la prisión de Herrera de la Mancha en febrero de 2017, el asesino confeso de Marta insistió en su séptima versión de los hechos y se comprometió con la familia ayudarles a conseguir pruebas contra su hermano. Así, días después, le envió una autorización al padre para que pudiera solicitar la documentación presentada para la concesión de la hipoteca. Asimismo, envió otra carta a la abogada de la familia, Inmaculada Torres, en la que incluso les ofrecía la posibilidad de entregarle un poder notarial para que pudiera acceder a la información, documento que finalmente no fue necesario.

Lo que finalmente ha logrado averiguar Torres es que la sucursal de Dos Hermanas del BBVA concedió una hipoteca de 108.622,44 euros poco antes del asesinato de Marta, en una operación en la que, según la documentación presentada en el juzgado, el “más beneficiado fue Francisco Javier Delgado, porque se quedó con el piso y recibió 32.420,44 euros. Para la concesión de la hipoteca, Carcaño presentó un contrato indefinido como ayudante de camarero en el bar “El Menos dos Grados”, varias nóminas y un informe de vida laboral en el que indicaba que trabajaba en la empresa desde septiembre de 2008. Pues bien, Carcaño nunca trabajó en ese bar. Toda la documentación presentada era falsa.

Con estos datos, Torres indica en su escrito que la séptima y última versión de los hechos que dio Carcaño es la real y que la discusión que se produjo no era por el impago de la hipoteca, sino por un tema mucho más grave, por lo que la abogada considera que el móvil de la muerte de Marta no se produjo por una simple discusión por un impago sino que era por un tema mucho más grave y que afectaría a más personas. En noviembre de 2008 Carcaño sacó dinero de la cuenta vinculada a la hipoteca y se quedó sin dinero para pagar la mensualidad. Un mes después, la letra fue pagada con recargo, pero en enero se produjo el promer impago. el director de la sucursal se lo hizo saber y dos días antes de la muerte de Marta se produjo un ingreso de 1.000 euros de una persona sin identificar, lo que hace pensar a la abogada que podría conducir al descubrimiento de una “trama de estafas y falsedades para la concesión de hipotecas”.

En su séptima versión de los hechos, Carcaño dijo textualmente: "Llegué con Marta a mi casa sobre las ocho de la tarde, aunque no lo sé con exactitud. Cuando entramos me di cuenta de que mi hermano estaba en el interior. Marta se metió en mi habitación y yo me fui hacia dentro para hablar con él. Le dije que venía acompañado y él me explicó que había puesto una lavadora y me dijo que la fuera tendiendo. Mientras lo hacía, mi hermano me contó que había hablado con el que arregló los papeles del piso y que le había comentado que iba retrasado con el pago de la hipoteca. Le expliqué que en la cuenta había 2.000 euros y que había sacado 800 para comprar una moto y que se había llevado del banco como regalo una Play, una cámara y un ‘home cinema’. Pensé que eran gratis. Cuando escuchó mi explicación comenzó a insultarme y a decirme ‘siempre eres igual’ y a pegarme”.

“Intenté escaparme fuera de casa. Corrí a través del salón y del pasillo que lleva al exterior, pero mi hermano me alcanzó justo antes de abrir la puerta. Me dio un puñetazo en el estómago. Estábamos justo frente a la puerta donde estaba Marta. Traté de entrar, pero mi hermano me acorraló y siguió pegándome. Me daba por todos lados. Mi hermano acabó de espaldas a la habitación y yo de frente. Marta al ver la paliza se abalanzó a la espalda de mi hermano para intentar que dejara de pegarme. En ese Momento él se lleva la mano al cinturón, saca un revolver que lleva en la funda, me da a mí una vez y luego se gira mete a Marta en la habitación y le golpea en varias ocasiones”.

Esta versión de los hechos, iría en línea con la declaración de “El Cuco” cuando fue detenido por quebrantar la orden de alejamiento y que fue grabada por el “infiltrado” que logró meterse en el grupo de confianza de su familia. En las grabaciones del infiltrado, “el Cuco” recordó que el día de la muerte de Marta acudió al piso de León XIII y fue amenazado por Delgado, que le dijo que “o lo ayudaba o lo quitaba de en medio”.

La acusación pretende reabrir el caso en virtud de las nuevas evidencias pero esta séptima versión de Carcaño ya fue desestimada por el juez en mayo de 2013, de la que dijo que era “inverosímil”.