La España vaciada: así son los 10 pueblos más pequeños de la Península

Soria, Guadalajara y La Rioja son las provincias más afectadas. Muchos vecinos de estas localidades han puesto en marcha iniciativas para solventar este problema de despoblación

Las cifras de los habitantes de algunos pueblos de España son bastantes preocupantes. Este proceso de pérdida de población es fácil de apreciar en las zonas rurales, especialmente en Soria, Guadalajara y La Rioja, las provincias más afectadas en nuestra selección de las diez localidades con menos habitantes.

Y es que con la denominada “España vaciada” cada vez hay más personas concienciadas de lo que esto supone. Por este motivo, muchos vecinos de las localidades con menos población han puesto en marcha iniciativas para solventar este problema y que los pueblos menos habitados no caigan en el olvido: reclaman la atención de nuevas familias o personas que quieran hacer un cambio de vida e iniciar una nueva etapa en zonas más rurales.

El objetivo principal es encontrar casa y trabajo, otro es trasladar el negocio a un espacio más amplio y con menos costes, para desarrollar así la actividad y que sirva como base desde donde operar. Algunos ayuntamientos tratan de repoblar pueblos prácticamente deshabitados, con beneficios tan atractivos como no tener hipoteca o facturas gratis. Ya son muchas familias las que han dado este gran paso y han empezado una nueva vida en algunos de los pueblos más pequeños de nuestra geografía.

1. Illán de Vacas (Toledo)

Con tan sólo 3 habitantes, Illán de Vacas es el pueblo más pequeño de España según el Instituto Nacional de Estadística. Hace años que consta como el pueblo con menos vecinos de España, de hecho, sólo tiene empadronado a su alcalde que, legislatura tras legislatura, encadena mandatos. Es una zona ideal para disfrutar de una escapada rural, tener una velada al lado de una chimenea, desestresarse con un jacuzzi o hacer senderismo. En esta provincia hay más de un centenar de casas rurales con precios muy asequibles a las que ir en familia o con tu pareja.

2. Villarroya (La Rioja)

Este pequeño municipio de tan solo cinco habitantes sufrió a principio del siglo XX, una fuerte emigración a América por la falta de trabajo en el campo. A pesar de este dato, el pueblo contaba con casi 300 habitantes gracias a las minas de carbón. En la década de los 60 con el cierre de las explotaciones carboníferas, una gran parte de la población tuvo que salir en la búsqueda de nuevas oportunidades y desde entonces el número de residentes se ha ido reduciendo hasta nuestros días.

3. Estepa de San Juan (Soria)

Esta localidad cuenta con 6 habitantes y está situado en la Sierra de San Miguel, también conocida como la Sierra de Oncala. Dentro de su patrimonio destaca la iglesia parroquial de San Esteban, con capilla mayor del s.XVI y en su interior cuenta con retablos rococós.

4. Villanueva de Gormaz (Soria)

Este pequeño pueblo, de 8 habitantes, siempre ha dependido de la Villa de Gormaz y se encuentra junto al río Caracena, en la provincia de Soria. Como curiosidad, fue un pueblo vinícola, de ahí sus bodegas excavadas en el subsuelo que en la actualidad siguen siendo utilizadas como lugar de reunión con amigos y familiares.

5. Valdemadera (La Rioja)

Situado en una zona montañosa en las inmediaciones de los límites con la provincia de Soria, este municipio cuenta también con tan solo 8 habitantes. Es un pueblo de tradición agrícola y ganadera, su gente se ha ido marchando durante varias décadas y como muchos otros pueblos de la “España despoblada”, Valdemadera, se ha convertido en un lugar de veraneo y fines de semana. Según los datos del INE, en esta localidad, tres de cada cuatro vecinos superan los 70 años.

6. Jaramillo Quemado (Burgos)

El nombre original, Jaramillo de los Caballeros, fue modificado debido a que el pueblo ardió, de ahí lo de “Quemado”. Sólo cuenta con 8 empadronados, una cifra que evidencia el efecto de la despoblación si tenemos en cuenta que en 1.900 contaba con cerca de 400 habitantes. Fue una tierra de insignes hidalgos y, de esa época, aún quedan vestigios como los blasones que lucen algunas de sus casas o infraestructuras como el molino, la fragua o los hornos comunales. Además cuenta con una iglesia de estilo románico en honor a San Martín de Tours.

7. Fuembellida (Guadalajara)

Municipio situado en la parte este de la provincia de Guadalajara que forma parte del Parque Natural del Alto Tajo. La población (8 personas censadas) se encuentra al fondo del valle excavado por el arroyo de la fuente, cuyas escasas aguas dividen en dos el caserío. Conserva algunas construcciones tradicionales de la arquitectura rural molinesa, la iglesia de San Román y la fuente que da nombre al pueblo (“fuente bella”).

8. Valtablado del Río (Guadalajara)

Situado a 107 km de Guadalajara, parte de su término municipal está incluido en el Parque natural del Alto Tajo y cuenta con una interesante iglesia parroquial del siglo XVI. Aunque en la actualidad cuenta solo con 8 habitantes, en su día fue poblado por innumerables asentamientos celtíberos, y con posterioridad esta área pasó a permanecer durante un largo período de tiempo bajo la dominación musulmana.

9. Quiñonería (Soria)

Esta pequeña población, con también 8 habitantes, conserva las típicas casas de arquitectura tradicional. Entre sus edificios destaca la ermita de la Virgen Blanca y la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. A este municipio pertenece el despoblado de Peñalcázar, que fue abandonado en el siglo XX.

10. Valdeprado (Soria)

A los pies del monte Gurugú, poblado de sabinas y romero, se encuentra Valdeprado, bañado por el río que le da nombre. De esta localidad soriana de 9 habitantes destaca la iglesia de Castillejo de San Pedro que conserva su pasado medieval y un horno comunal que fue restaurado en el año 2006.