Ya son 7 los muertos por coronavirus en Italia: los sanitarios centran el foco en un hospital

Urge encontrar al paciente cero después de que más de 220 personas estén contagiadas por el brote originado en la ciudad china de Wuhan

Thumbnail

La escala del pánico en Italia sigue pendiente de un contador. Tal es el nerviosismo que hasta el número de muertos bailó por un momento y resultó que una de las fallecidas de los últimos días, enferma de cáncer, no lo había hecho por coronavirus, como habían informado las autoridades previamente.

Las víctimas mortales, sin embargo, ya son, al menos, siete. Todas ancianas y con enfermedades previas, por lo que sigue vigente el patrón actual. Los contagiados superan los 200, la mayoría en la región de Lombardía, donde se sigue buscando la génesis del virus. Una cuestión que se ha convertido casi en obsesiva para Italia.

Los expertos advierten de que es imposible realizar un aislamiento efectivo de la población si no se conoce el origen, por lo que la mayoría de los esfuerzos se concentran ahora mismo en ese punto. Descartado aquel hombre que viajó a China que nunca dio positivo en las pruebas y que a pesar de todo fue considerado en un principio como el «paciente cero», urge encontrar quién fue el primer transmisor o, al menos, dónde empezó todo.

Y ayer, un responsable del Hospital de enfermedades infecciosas de Milán, Massimo Galli, dio una clave importante: «Se ha verificado la situación más desafortunada posible, que es encontrarse con una epidemia propagada en un hospital, como ocurrió con el Mers en Seúl en 2015. Por desgracia, en estos casos, un hospital puede convertirse en un amplificador del contagio», afirmó.

El foco de Codogno

Lo que sostiene el doctor no es que el virus haya nacido en un centro médico, pero sí que alguien llegó al hospital de Codogno –el pueblo de Lombardía que ha registrado el mayor número de casos– sin saber que estaba infectado y de ahí que no se tomaran las medidas necesarias para aislarlo. Y esto es lo que habría provocado la expansión del coronavirus por todos los municipios de los alrededores.

La versión confirma la denuncia el día anterior de un enfermero de esta localidad, que dijo a los medios italianos que al principio no se tomaron las medidas de aislamiento necesarias, por mucho que después cerraran el centro. Además, al menos una de las fallecidas también había pasado por el hospital de Codogno.

Con el virus propagado en Lombardía en el punto de mira, la otra duda está en Véneto, donde hay otro foco que hasta ahora se había considerado «autónomo». Sin embargo, las autoridades médicas han encontrado un nexo que podría unir ambos puntos calientes. Se trata de un agricultor de 60 años, de uno de los pueblos vénetos aislados, que estuvo en Codogno las últimas semanas.

El hombre empezó a sentirse mal, con síntomas de catarro, por lo que fue ingresado en un hospital de la ciudad de Vicenza. Las pruebas determinaron que no está infectado por coronavirus, lo que ha puesto en unto de partida de nuevo la identificación de la cadena vírica.

En cualquier caso, no hay constancia de que tampoco este hombre haya estado en China, de forma que sigue sin haber noticias del rastro asiático que las autoridades buscan infructuosamente.