Un agricultor de 60 años que presentaba un libro en la zona infectada, posible “paciente cero” de Italia

El alcalde de Vo’, farmacéutico, detecto los síntomas y avisó a los servicios de emergencias que lo han ingresado

Una unidad del 118 de emergencias italiano
Una unidad del 118 de emergencias italianoAntonio Gravante

Ya durante el fin de semana, las autoridades italianas ponían el foco de sus esfuerzos en investigar la identidad del “paciente cero” del coronavirus en el país. Los primeros esfuerzos se centraron sobre un empresario residente en uno de los pueblos de Lombardía infectados, que había estado en China, en la ciudad de Shanghài.

Pero la pista resultó fallida, y según informaba nuestro corresponsal en Italia, Israel Monzón, “en el foco que se concentra en un área del Véneto se sospechaba que el principio de la cadena podía estar en ocho ciudadanos chinos que habían acudido al mismo bar que el primer fallecido". Efectivamente, esta mañana se ha sabido que podría haberse encontrado este sujeto que pondría en conexión todos los casos de infección en Italia, que ya son 7. Según medios locales y nacionales, un agricultor de 60 años de un pueblo cercano a Vo’ (Albettone, en Vicenza), Basso Vicentino, que es un visitante frecuente de los bares de la localidad en la que ha muerto la primera víctima mortal en el país, un hombre de 78 años a causa del coronavirus, y que había estado en Codogno, pueblo considerado como “Zona cero”, podría ser el buscado “paciente cero”.

Según las investigaciones deambuló por la zona de infección posterior y tiene síntomas de tos y gripe. Guiuliano Martini, alcalde de Vo’ ha anunciado que “hemos notificado a la autoridad local de salud y al alcalde de Albettone, ahora 118 (emergencias) lo está llevando bajo protección”. El agricultor fue hospitalizado como medida de precaución en el hospital de Vicenza: actualmente tiene síntomas de gripe. Había ido al área de Lodi para presentar un libro que escribió sobre agricultura orgánica. «Esta mañana esta persona llamó a mi farmacia pidiendo consejo porque estaba enfermo, dice el alcalde de Vo'. Tuvo una fuerte tos. Mi hijo, que trabaja conmigo, me avisó de inmediato. A partir de ahí comenzamos a informar».

El hospital de Codogno, el pueblo considerado como la «zona cero», se encuentra cerrado al público por temor a que desde allí pueda seguir extendiéndose el contagio. Ayer, un enfermero aseguraba que «el pánico es absoluto». «Los familiares de los infectados no paran de llamar para preguntar por sus parientes que han sido aislados. Mi impresión es que primero dejaron escapar a los bueyes y luego han cerrado la cuadra», añadía. El personal sanitario de este centro está en cuarentena, informa Israel Monzón.